Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La hija y el yerno de Valcárcel defienden su inocencia y argumentan que eran regalos de boda y no dádivas

Rosario Valcárcel Cruz, la hija del que fuera presidente del Gobierno de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y su marido, Fulgencio Perán Jiménez, han defendido este miércoles su inocencia tras la toma de declaración, en calidad de investigados, ante la instructora de la causa de 'Novo Carthago'.
Según ha podido saber Europa Press de fuentes cercanas, tanto Rosario Valcárcel como su marido han mantenido la normalidad de los regalos que recibieron por su boda y han defendido que algunos de ellos eran entregas en mano. Las declaraciones de ambos y las preguntas han girado alrededor de esta cuestión durante todo el tiempo.
Hay que recordar que en el auto del magistrado instructor de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Manuel Abadía, explicaba que el gerente de Hansa Urbana, Rafael Galea, promotor de la urbanización, "no pudo dar respuesta" del regalo que le había hecho a la hija de Valcárcel al contraer matrimonio en consideración al cargo que tenía su padre "porque era confesar algo que le podía descubrir como autor de un delito de cohecho".
De la misma forma, Abadía ya resaltaba que en la investigación de las cuentas del marido de la hija de Valcárcel "había unas entradas reiteradas de ingresos en efectivo que no se ajustan a las fuentes de rentas reconocidas y declaradas". En total, "quedaban por depurar en las cuentas del citado matrimonio unas imposiciones de 117.070 euros en efectivo y 6.000 de un traspaso".
También ha comparecido el cuñado del expresidente y hermano de su esposa, Francisco Cruz Alfaro, también investigado, quien ha manifestado que uno de los socios era amigo suyo y ha descartado, de este modo, un enriquecimiento a la familia.
En el auto del juez Abadía se advertía que en los años de recalificación de Novo Carthago, Hansa Urbana vendió a un precio "antieconómico" terrenos a la sociedad Promociones Faromur S.L. y, posteriormente, cuando los terrenos ya han sido ingresados en el patrimonio de la sociedad, "aparecen el hermano de la mujer de Valcárcel (en referencia a Francisco Cruz) y compra el 40 por ciento del capital a un euro por acción".
El objetivo de las declaraciones prestadas este miércoles por los tres investigados es analizar sus patrimonios para comprobar si ha habido enriquecimiento económico tras la recalificación de los terrenos para la construcción de la urbanización.
Los primeros en llegar han sido Rosario Valcárcel y su marido, quienes lo han hecho media hora antes de estar citados, sobre las 9.30 horas. Cogidos de la mano y sin querer hacer declaraciones a los medios de comunicación, han entrado directamente a la Ciudad de la Justicia tras bajarse de un taxi.
El cuñado de Valcárcel, que tenía previsto declarar a las 12.00 horas, después de Rosario Valcárcel y Fulgencio Perán, ha llegado pasadas las 12.30 horas e, igualmente, ha declinado hacer declaraciones.
A su salida pasadas las 12.30 horas, la hija del expresidente murciano ha vuelto a declinar hacer declaraciones a pesar de las preguntas de los periodistas. Lo ha hecho acompañada del abogado Francisco Valdés Albístur y sin su marido.
Por esta misma causa, la magistrada ha citado el 11 de julio a las 10.00 horas a Juan Sánchez Carrillo, hermano del exconcejal de Murcia Antonio Sánchez Carrillo; y ese mismo día a las 11.00 horas a José Alberto Meroño García, ambos en calidad de investigados, visto el estado del procedimiento y de conformidad con lo que se acordó en el auto del 3 de marzo de 2015 del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).
En esta causa se investiga una presunta trama de corrupción urbanística relacionada con la construcción del resort 'Novo Carthago', que consistía en la construcción de hoteles y más de 10.000 viviendas en una zona que estaba calificada como de especial protección para el Mar Menor y donde una parte de los terrenos eran LIC, ZEPA y ZEPIN y por otra parte como no urbanizable de protección del trasvase (NUPT).