Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valencia reconoce "malentendidos" en el copago de discapacitados, pero está "seguro" de que habrá acuerdo con el sector

El vicepresidente y portavoz de la Generalitat de Valencia, José Císcar, ha reconocido que hay "malentendidos" en lo referente al copago al que tienen que hacer frente los discapacitados, y se ha mostrado "seguro" de que la consellera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, llegará a acuerdos con el sector.
Así se ha respondido Císcar en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell tras varias preguntas sobre el copago y sobre el acuerdo alcanzado este viernes por el Ayuntamiento de Valencia para solicitar al Gobierno la revisión del decreto que establece esta coparticipación.
Al respecto, el también conseller de Presidencia ha señalado que el consistorio no se opone a la "coparticipación en el gasto", sino a la "revisión". Asimismo, se ha mostrado convencido de que Sánchez Zaplana llegará a un acuerdo con las asociaciones representativas del sector.
Inquirido por si no hubiera sido mejor llegar a acuerdos con el sector antes de regular la norma, ha señalado que previamente a la aprobación de una orden o un decreto "se siguen los plazos donde el sector tiene capacidad de formular alegaciones". "Tal vez el Gobierno no haya hecho la comunicación conforme hacía falta, porque nos estamos dando cuenta de que hay muchos malentendidos en este tema", ha manifestado.
Respecto a la posición en contra de este copago por parte de algunos concejales del PP, ha señalado que la consellera está manteniendo reuniones con alcaldes y ediles para explicar la posición del partido y "lo están entendiendo perfectamente".
Ha explicado que se trata de un mandato legal, que arrancó de una ley que se aprobó en 2006, y ha resaltado que lo que se pretende "exclusivamente" es "introducir racionalidad en el sistema, no recaudar más". De esta forma, ha destacado que el criterio que se tiene en cuenta es el de la renta, de forma que "quien más tiene, pagará más y quien menos tiene pagará menos o no pagará, como se van a dar muchos casos".