Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valia Merino: "UPyD sólo quiere que sus militantes paguen la cuota y voten, nada más"

"Triste, negativo y estafado". Así se siente Valia Merino, el candidato crítico en el primer congreso de Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Su joven partido le envió el jueves un burofax donde se le comunica la suspensión de militancia. "Han optado por la vía fácil", lamenta el último disidente interno de la diputada Rosa Díez.
"Ella es la dueña del partido, por completo. El grupo no es un fin en sí mismo, UPyD es el medio de Díez", indica, para luego cargar contra un Consejo Político "que maltrata la vida militante". "Sólo quieren que el militante pague la cuota y acuda a las urnas", se queja. "Como en el despotismo ilustrado".
Merino también hace hincapié en su carácter "fiel y disciplinado" y proclama su observancia de las normas. "Pero las reglas están para que las cumplamos todos, incluidos ellos. Y ellos han creado estructuras paralelas", señala.
"Un partido de pijos" sin mando
Este disidente lacera la organización interna de UPyD. Afirma que no hay "una plaga de advenedizos en busca de poder", pero lamenta la falta de preparación de sus mandos intermedios. A su juicio, esta característica se debe a que "hay gente que quiere hacer carrera: curiosamente, en este partido de pijos y gente cualificada, los menos preparados dominan los cuadros medios", según diagnostica.
Uno de los preceptos fundacionales del grupo era luchar contra los políticos profesionales, regenerar la demoracia, pero Merino cree que están "reproduciendo los mismos comportamientos contra los que UPyD clama". "Si esto pasa ahora, con sólo dos años de vida y casi sin poder, ¿qué sucedería en una posición como la del PSOE o el PP? Imagine", aventura.
Dos expedientes
El primero se cimentaba en una "reunión ilegal" de su agrupación pero ha sido el segundo el que ha provocado su baja cautelar. Su grupo le acusa de "faltas graves" que dañan "la imagen" y son "descalificatorias" con UPyD. En la misma línea, se subraya que Merino no acudió a la sede cuando fue convocado para dar explicaciones.
Tras su baja, se queda sin derechos dentro de la formación pero no claudica: "Me tendrán que echar". En la segunda página de la notificación se lo dejan claro: la sanción final puede ser la expulsión, advierte. zanja. "Es lo que pretenden, el discurso del politburó",
Además, "sólo han tardado un día en lanzar la convocatoria para renovar el consejo territorial de Madrid y yo seré inhábil", denuncia este militante de la agrupación de Chamartín.
Mirar al futuro
Merino asegura que UPyD fracasará con rotundidad en los comicios catalanes de este año. "Por muchas causas, porque el voto está disperso, porque el discurso está mal estructurado y sobre todo porque no hay cuadros en nuestro partido".
Sin embargo, no cree que las últimas encuestas sean una locura. Obviamente, "bajarán los porcentajes" cuando los grandes grupos de este bipartidismo de hecho "se movilicen" pero "Díez volverá a salir" diputada. Incluso, prevé Merino, se podrían conseguir más actas, aunque "nunca tantas como pronostican los sondeos".
Por otro lado, este militante suspendido aprecia en UPyD un giro a la izquierda. "Ya no es transversal, ni de centro, precisamente". Y se lo dice un ex militante de IU", comenta con sorna. Asimismo opina que los acólitos de Díez han optado por un discurso "victimista": "Juegan al 'si estás contra mí, estás contra el partido'", indica, antes de opinar que han optado por la vía que "eligen los nacionalistas".
El principal enemigo interno de Rosa Díez, pese a todo, se sigue sintiendo dentro del partido: "Claro. Es mi partido. Es tan mío como de otra persona. Es de todos. Aunque sepa que no me van a dar la opción de estar en la nevera, que me quieren echar".
"Yo estoy en UPyD. Luego, todo ser verá. Porque, eso sí, surgirán nuevas opciones políticas: la sociedad las requiere", sentencia. IUL
"Carlos Martínez Gorriarán, Ramón Marcos Allo y los otros conforman la guardia pretoriana de Díez", según Merino. 
Las palabras de este crítico levanta ampollas en UPyD. De hecho, la dirección ya le ha abierto dos expedientes.