Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios exempleados defienden su labor al frente del Instituto Nóos

Varios exempleados han defendido este miércoles su labor en el Instituto Nóos, en el que estuvieron trabajando durante varios meses cuando la entidad estaba liderada por Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres. La declaración de estos testigos ha tenido lugar después de la prestada esta mañana, por videoconferencia, por el exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y por el exjefe de la Casa Real Alberto Aza.
Una de las testigos ha recordado que se encargaba de elaborar los contenidos de los distintos proyectos impulsados por Nóos, entre ellos los distintos Summit celebrados en Palma y Valencia, y que desconocía que sus compañeros y ella estuviesen cobrando de empresas distintas, mercantiles que integraban el entramado urdido por Urdangarin y Torres presuntamente para desviar fondos públicos.
Se trata de un hecho, ha explicado, que además de desconocer tampoco comentaba con los demás empleados de la entidad. La extrabajadora ha recordado que estuvo en el Instituto entre julio de 2005 y febrero de 2006 y ha explicado que el equipo que entonces trabajaba en Nóos se dedicaba a la organización de los distintos foros de turismo y deporte impulsados por la entidad.
Otro de los testigos ha apuntado que permaneció un mes trabajando en la sede del Instituto como auxiliar administrativo tras acceder al puesto a través de una empresa de trabajo temporal. Fue entonces cuando le presentaron a Urdangarin y luego a Torres. "No sabía adónde iba, aunque me dijeron que debía tener unos mínimos modales porque allí trabajaban 'X personas'", ha señalado en alusión al exduque.
El testigo ha recordado que el local se encontraba en la calle Mestre Nicolau de Barcelona y que en la entrada había un cartel que indicaba Nóos. "Era una oficina de medidas no muy grandes, con varios departamentos. No creo que hubiera más de diez personas allí trabajando", ha abundado. El testigo ha aseverado que ni Urdangarin ni Torres le dieron órdenes.
La anécdota de la tarde ha tenido lugar cuando una de las testigos, al no poder dejar con nadie a su bebé, ha sido interrogada con él en brazos tras pedir disculpas por esta circunstancia. Para este jueves están citados otros extrabajadores de las entidades lideradas por ambos exsocios.