Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La juez del caso Vitaldent nombra a Deloitte como nuevo administrador judicial de la cadena de salud dental

La titular del Juzgado de Instrucción número dos de Majadahonda ha nombrado este mates a la consultora Deloitte como nuevo administrador judicial para gestionar la cadena dental Vitaldent, han informado a Europa Press fuentes de la compañía.
La juez del caso Vitaldent ha atendido así la petición del hasta ahora administrador judicial, al abogado cordobés Francisco Estepa, que se encargó de la administración del Real Betis, y que fue designado para esta labor el pasado día 25 de febrero.
Estepa solicitó su sustitución alegando el carácter multinacional de la empresa Vitaldent, con fuerte presencia en España e Italia, ya que él solo poseía capacidad para realizar su tarea dentro del territorio nacional.
Ahora será la consultora de carácter internacional Deloitte la que se ocupe de la administración judicial de la cadena de salud dental con el objetivo claro de mantener la plena continuidad del negocio y, junto a la ayuda de los empleados, franquiciados y proveedores del grupo, asegurar la viabilidad futura de la actividad.
COBRO DE LAS NÓMINAS
Desde su nombramiento el pasado 25 de febrero, el abogado Francisco Estepa ha centrado su tarea como administrador judicial en acelerar las gestiones para el pago de las nóminas de los empleados de Vitaldent que ya hoy han comenzado, en su mayoría, a recibir el ingreso de las mismas.
A día de hoy, según las mismas fuentes, la totalidad de clínicas de Vitaldent siguen funcionando con total normalidad y atendiendo con la misma calidad de siempre a todos sus pacientes.
La magistrada envió el pasado 18 de febrero a prisión al presidente de la entidad, Ernesto Colman, el vicepresidente, Bartolo Conte, y otros miembros de la cúpula directiva como los hermanos Javier y Óscar Arteaga, Nicolás Sissini y Yolanda Copete Piris.
En el caso del presidente de Vitaldent, Ernesto Colman, el vicepresidente, Bartolo Conte y los miembros de la 'cúpula' Javier Arteaga y Nicolás Sissini, la juez les imputa delitos contra la Hacienda Pública, delito continuado de blanqueo de capitales, un delito de falsedad en documento oficial y mercantil, un delito de estafa y apropiación indebida, un delito contable y un delito de organización criminal.
Les considera responsables de haber diseñado y participar en un complejo sistema defraudatorio hacia franquiciados, clientes y pacientes, así como a la propia Hacienda Estatal, valiéndose de su cargo como principales responsables de la empresa.
También acordó el ingreso en prisión comunicada sin fianza de Yolanda Copete Piris y Oscar Alteaga Gálvez, presuntos responsables o cooperadores necesarios de delitos contra la Hacienda Pública, un delito continuado de blanqueo de capitales, un delito de falsedad en documento mercantil y oficial y un delito de organización criminal.
FRAUDE A LOS FRANQUICIADOS
La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional desplegó la operación ante la sospecha de que el propietario de la cadena especializada en salud dental estaba exigiendo a sus franquiciados que le pagasen el 10 por ciento de lo acordado en metálico. Los investigadores cifran el fraude en torno a los 10 millones de euros.
En total, en el operativo fueron arrestadas 13 personas en la Comunidad de Madrid y una en Torrevieja (Alicante) y se practicaron numerosos registros, en los que los agentes se incautaron de hasta 1,2 millones de euros en efectivo --400.000 euros en el domicilio del presidente, 100.000 en el despacho que compartían Conte y Sisinni, 66.000 euros en el de Javier Arteaga y 615.000 en el de su hermano Oscar--, así como un avión valorado en un millón de euros, 36 coches, varios de ellos de alta gama, y varias fincas.
Según estas investigaciones, los arrestados formaban parte de un grupo organizado creado dentro de la estructura empresarial, diseñado para eludir el pago de impuestos a la Hacienda Pública. El procedimiento que seguía la trama era desviar el dinero que recibían en metálico fuera de España, concretamente a Suiza y Luxemburgo. Luego ese dinero se reinvertía de nuevo en España. Se hacían con artículos de lujo, o creaban nuevos negocios.