Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ximo Puig propone una cumbre de comunidades autónomas mediterráneas para abordar una nueva política de refugiados

Elena Valenciano critica los "egoísmos" de los gobiernos "han convertido el éxodo en una ratonera"
El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha planteado la posibilidad de celebrar una cumbre "al más alto nivel" entre las comunidades autónomas del Mediterráneo junto a Ceuta y Melilla para abordar una nueva política de acogida a los refugiados.
Así lo ha señalado tras mantener una reunión con la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, la socialista Elena Valenciano, en la que han abordado la política europea de refugiados, un asunto en el que la Cominidad Valenciana "se siente especialmente concernida" por su "mediterraneidad" y su "vocación solidaria", ha dicho el jefe del Consell.
Ha apuntado que en el marco de esa voluntad de cooperación propone la celebración de una cumbre de comunidades del Mediterráneo "junto con el Parlamento Europeo y todas las instituciones que, de alguna manera, puedan dar cobertura a una nueva política de acogida" de refugiados porque "lo básico es dar cobertura a personas que estamos viendo todos los días": "No nos podemos dar por no aludidos, están muriendo ante la incomprensión absoluta de nuestras autoridades".
Tras incidir en que se trata de una propuesta y, por tanto, no hay fecha ni lugar de celebración de esta reunión, ha remarcado que la Generalitat ha instado al Gobierno en reiteradas ocasiones a que deje que esta comunidad acoja a 1.400 refugiados.
Por su parte, Elena Valenciano ha valorado esta iniciativa y ha advertido de que esta es "una cuestión política y de solidaridad, pero es casi un termómetro moral de la sociedad europea". A su juicio, existe una "gran responsabilidad por parte de los gobiernos, no tanto de las instituciones europeas como de los gobiernos nacionales" porque "los egoísmos de cada uno de los gobiernos que han ido cerrando puertas han convertido el éxodo en una ratonera" a la que hay que poner solución.
En este sentido, ha indicado que el gobierno español "no está haciendo gran cosa" como tampoco "muchos otros" y ha remarcado que el Parlamento Europeo sí ha hecho sus deberes, porque no ha sido consultado en torno al acuerdo con Turquía y, además, ya se ha pronunciado a favor del cambio de políticas de asilo y de abrir rutas seguras para combatir las mafias.
"Son los gobiernos los que sistemáticamente han bloqueado los acuerdos, incluso los de reparto tímido de refugiados; por eso hemos exigido multas a los que no acojan a los refugiados que les correspondan", ha dicho la eurodiputada.
"ABRIR PUERTAS DE MANERA ORDENADA"
Preguntada por la situación actual, ha apuntado que es "mala, pero mejor que hace unos meses en cuanto al tránsito entre Turquía y Grecia", dado que l mensaje de "no vengáis porque seréis devueltos" ha calado, especialmente entre las mafias, pero ha alertado de que se está abriendo otra ruta "puramente mediterránea" desde Libia, que arroja más de 500 muertos cerca de las costas italianas en los dos últimos meses.
Ha remarcado que "las razones por las que las personas huyen siguen vigentes" y mientras haya guerra, hambre, sequía y bombas habrá refugiados y "mientras haya refugiados, hay que abrir las puertas de manera ordenada y diga para todos ellos". "No arreglamos el problema por alejarlo de nuestra vista", ha agregado.