Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero reconocerá ante Urkullu la colaboración del PNV para el fin de ETA y para la gobernabilidad de España

El líder nacionalista pide derogar la Ley de Partidos y se propone impulsar un "acuerdo constituyente" con fórmulas de "bilateralidad"
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, recibirá este miércoles al líder del PNV, Íñigo Urkullu, un encuentro en el que destacará la colaboración de su partido para el fin de la violencia en el País Vasco y reconocerá su contribución a la gobernabilidad de España en estos años.
Según han informado a Europa Press fuentes del Palacio de la Moncloa, la reunión entre Zapatero y Urkullu estaba prevista desde hace tiempo y con ella el presidente lo que quiere es poner en valor la relación entre el Gobierno y el PNV y el apoyo parlamentario prestado por éste en la última legislatura.
Así, el jefe del Ejecutivo hará un reconocimiento expreso "a la contribución del PNV a la gobernabilidad" de España. Además, tras el comunicado de la banda terrorista ETA en el que anuncia el cese de su actividad armada, destacará también "la colaboración del PNV para el fin de la violencia", según las fuentes.
Esta reunión viene precedida de la que mantuvo este lunes Urkullu con el 'lehendakari', el socialista Patxi López, que tras el comunicado de ETA ha abierto una ronda de contactos con todos los partidos vascos.
En ese encuentro, Urkullu pidió la derogación de la Ley de Partidos, el fin de dispersión de los presos etarras y la anulación de la 'doctrina Parot' que supone que los beneficios penitenciarios que consigue un preso se aplican a la totalidad de sus condenas y no al periodo máximo de prisión (30 años).
También le sugirió a López que se plantee un adelanto electoral teniendo en cuenta que fue elegido 'lehendakari' por un Parlamento vasco en el que no está representada la izquierda abertzale.
Antes de viajar a Madrid, Urkullu ha protagonizado este martes un acto de su partido en la Casa de Juntas de Gernika se ha comprometido a impulsar "un acuerdo constituyente" para la nueva "Euskadi en paz y en libertad", que quiere que las Cortes Generales refrenden en 2015.
El líder nacionalista ha explicado que su proyecto es "Euskadi, nación europea", con fórmulas de bilateralidad con España. Asimismo, demandó el reconocimiento de "su realidad nacional", "tener voz en el mundo" y decidir su futuro en libertad.
"Un acuerdo sustentado en el diálogo, que de pie a una nueva formulación jurídico-política que respete los derechos de la mayoría y de la minoría. Un acuerdo con fórmulas de bilateralidad, que preserve la convivencia de identidades y realidades nacionales distintas, un acuerdo constituyente de la nueva Euskadi", ha precisado.
EL ESTATUTO, UNA ESCALA
Urkullu ha calificado el Estatuto de Gernika --que se conmemora este martes sin la presencia de los 'jeltzales'-- de "escala del viaje a la libertad del pueblo vasco" y "referencia política de libertad" y de compromiso "para conquistar la soberanía originaria del pueblo vasco".
Además, ha denunciado que el Estatuto ha sido "violentado e ignorado" por los sucesivos gobiernos de España, ha sido puesto en "entredicho" y sus contenidos prácticos "sometidos a recortes, a la reinterpretación y al incumplimiento". Según Urkullu, el País Vasco ha recibido, 30 años después, las transferencias previstas en el Estatuto, pero no por "derecho propio", sino por el "interés coyuntural y urgente de gobiernos necesitados de apoyo parlamentario".