Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado del profesor de Valdeluz: "Las alumnas hacían cola como en los conciertos para optar a sus clases"

Asegura que los padres incurren en "multitud de contradicciones"
El abogado Ramón Muñoz, que defiende al profesor del colegio Valdeluz Andrés D.D., ha asegurado este viernes que no entiende en el caso de que los supuestos abusos fueran ciertos cómo, año tras año, las alumnas del centro escolar hacían cola como las de los conciertos para poder optar a las clases de piano que su cliente daba en la Academia de música Melodía Siglo XXI.
Así lo ha manifestado a las puertas de los juzgados de Plaza de Castilla tras concluir las comparecencias. El magistrado ha escuchado esta mañana el testimonio de los padres de las presuntas víctimas, así como el relato de varias alumnas, la hijastra de Andrés y la secretaria de la academia.
Tras destacar que ha salido "muy satisfecho" de las declaraciones, ha querido subrayar la multitud de contradicciones a las que a su juicio han incurrido ante el juez algunos de los padres de las chicas. "No entiendo cómo unos padres que saben esto permiten que su hija siga en al academia. Yo no lo haría", ha destacado.
"Las alumnas hacían cola como en los conciertos para optar a sus clases. Cómo es posible que año tras año fuera así. No se imponen los profesores, se eligen libremente. Hay alumnas denunciantes que han llorado por no tener a Andrés como profesor. Ninguna de ellas solicitó el cambio", ha destacado.
"No entiendo cómo sufrían abusos y luego eran fieles a sus clases. Esto se debe a una histeria colectiva y a un efecto arrastre", ha denunciado el letrado. Además, ha apuntado que recientemente una persona ha denunciado que Andrés abusó de ella hace 34 años, es decir, cuando Andrés tenía 15 años.
Frente a los padres, la hijastra de su cliente y la secretaria de la academia han manifestado que no observaron nunca nada raro en el centro. "Hay un continuo trasiego de alumnos en la academia cualquiera puede ver lo que pasa. Las clases e piano se interrumpían frecuentemente por una llamada o cualquier cuestión porque Andrés era jefe de estudios", ha dicho.
Respecto a la situación procesal de su cliente, ha indicado que ha vuelto a poner encima de la mesa del magistrado una solicitud de puesta en libertad, dado que actualmente no se cumplen los tres requisitos necesarios para que se le aplica esta medida privativa de libertad.
"Se ordenó la prisión ante el riesgo de fuga y el peligro de que pudiera influir en el las testimonios de las chicas. Pero ellas ya han declarado", ha recalcado.