Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El aborto marca el arranque de la semana política

Miles de manifestantes recorrieron las principales calles de Madrid, en protesta por la reforma de la Ley del Aborto el sábado pasado. Foto: EFE.telecinco.es
Ya este domingo, Mariano Rajoy adelantaba que esta semana pedirá mediante una enmienda la retirada de la normativa. El dirigente popular se apoyó, precisamente, en la multitudinaria marcha para afirmar que «no hay necesidad» de un cambio de la ley. 
Rajoy calificó de «éxito» la convocatoria de las asociaciones provida, que reunieron a gente de todo el país en la capital de España para protestar contra la decisión que tomó el Gabinete socialista el pasado 26 de septiembre de ampliar el margen de edad de las jóvenes que pueden abortar y anunció que, antes del viernes, llevará al Congreso de los Diputados su protesta para que la Ley sea «devuelta al Gobierno y no se tramite». A su juicio, «como quedó claro» en la marcha, «no hay necesidad» de ella en la sociedad española. 
Esta opinión contrasta con los datos que refleja una encuesta del Gobierno, a la que ha tenido acceso la Cadena Ser, que recoge que ocho de cada diez encuestados se declara a favor del derecho libre de la mujer a decidir en las primeras semanas de gestación. El 80% de los españoles cree que la ley debe considerar el aborto como un derecho de las mujeres y el 87% respalda la necesidad de una nueva ley del aborto que ofrezca más seguridad jurídica a las mujeres y a los profesionales.
Pero dentro del PSOE no todos son voces favorables a la reforma del aborto, el presidente del Congreso, José Bono, expresaba ayer su deseo de que la reforma de la Ley del Aborto logre "el máximo consenso posible" en su tramitación parlamentaria porque "desde mi punto de vista, el aborto no es un asunto ideológico". Bono considera que el asunto del aborto "es algo que afecta, desde el punto de vista social, traspasando las ideologías de los partidos", y tiene más que ver con el "modo de concebir la vida que a la ideología".