Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un acusado de abusar sexualmente del hijo de su expareja en La Coruña niega los hechos

La madre del menor asegura que el niño no le contó antes los hechos ocurridos porque "estaba amenazado" por el procesado
El hombre acusado de abusar sexualmente del hijo de seis años de su entonces pareja, a quien supuestamente también amenazaba, ha negado este jueves ante el juez los hechos por los que está procesado y ha apuntado que el menor "tenía problemas para diferenciar entre la verdad y la mentira".
La Audiencia Provincial de A Coruña ha acogido la sesión del juicio contra el hombre, para quien la Fiscalía solicita 10 años y nueve meses de prisión por un delito de abuso sexual continuado y dos de amenazas por unos hechos ocurridos, presuntamente, en el año 2008, en el partido judicial de Ferrol.
En su declaración, el procesado, que niega haber amenazado a su entonces pareja, ha manifestado que tenía una relación "normal" con el menor. "Tenía que ejercer de padre porque ella me mandaba", ha dicho el acusado, que asegura que "nunca" durmió con el niño.
"Era un niño normal, pero tenía fama de mentiroso", ha declarado el acusado, quien, a preguntas de su defensa, ha apuntado que el menor tenía problemas para "diferenciar entre la verdad y la mentira".
"ESTABA AMENAZADO"
Por su parte, la madre del menor ha señalado que el pequeño le contó los hechos que le habían ocurrido y por los que está procesado su expareja después de que el acusado abandonase la casa que compartían. Según ha declarado, el niño no le relató antes lo sucedido porque "estaba amenazado" por el acusado.
"Él visitaba con mucha frecuencia la habitación del niño por la noche", ha manifestado la mujer ante la sala. De hecho, ha relatado que una noche se levantó y el procesado no estaba en la habitación, se lo encontró "en la cama con el niño". "Lo tengo visto más veces", ha asegurado.
TESTIMONIO "CREÍBLE"
En la sesión del juicio también han declarado los abuelos del menor, quienes han coincido en señalar que su nieto sufrió un cambio de actitud "radical" a raíz de los hechos ocurridos en 2008. Un cambio que también constató su padre biológico, quien también declaró ante el tribunal.
Asimismo, en calidad de perito, ha declarado una psicóloga que en su informe apunta a que las manifestaciones del menor son "creíbles" y, a preguntas de la defensa, ha negado que el testimonio del niño se viese influenciado.
"Yo en el momento de analizarlo no me pareció que hubiera una influencia o exageración, pero sí una fantasía como un mecanismo de protección", ha comentado esta profesional.
HECHOS
Según sostiene el Ministerio Fiscal, los hechos ocurrieron en 2008, cuando el acusado supuestamente realizó, bajo amenazas y castigo, tocamientos al hijo de su pareja y se introdujo en su cama en varias ocasiones.
Además, el procesado supuestamente amenazó a su pareja. De hecho, según el escrito de la Fiscalía, en una ocasión el hombre le dijo que tuvo "mucha suerte" porque no le dio "por entrar en la habitación", que entonces le aplastaría "la cabeza con las muletas como a una serpiente".
Por estos hechos, la Fiscalía solicita 10 años y nueve meses de prisión; mientras que una de las acusaciones particulares, que representa al padre biológico del niño, pide una pena de 14 años de prisión. Pena que la otra acusación, ejercida por la madre del menor, eleva a 22 años por delitos de abuso sexual continuado, lesiones y amenazas.