Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La administradora de varias empresas de Correa se niega a declarar ante el juez Ruz

Isabel Jordán, administradora hasta el año 2007 de varias empresas de la trama que dirigía el presunto cerebro de la trama 'Gürtel', Francisco Correa, se ha acogido a su derecho de no declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que interroga desde este miércoles a siete empleados de la red imputados por participar en la obtención de contratos públicos en la Comunidad de Madrid y los Ayuntamientos de Boadilla del Monte, Pozuelo de Alarcón y Arganda del Rey, informaron fuentes jurídicas.
Además de Jordán, han comparecido en la Audiencia Nacional Javier Nombela y Alicía Mínguez, encargados de la facturación y de la gestión contable del entramado societario; y la colaboradora Mónica Magariños, quien habría permitido, según el juez, que se contratara "una caja de seguridad a su nombre para desvincularla de sus verdaderos titulares".
Mañana, jueves, será el turno de Pablo Collado Serra, sustituto de Jordán la primera en la administración de las sociedades, y otras dos personas vinculadas con la confección de facturas falsas y que serían los encargados de elaborar las declaraciones tributarias de la trama: Carlos Ignacio Hernández-Montiel Gener y Pablo Ignacio Gallo Alcántara Criado.
Los siete están imputados por delitos contra la administración pública, cohecho, prevaricación, malversación y fraude a la administración pública, delitos contra la Hacienda pública, falsedad en documento mercantil y blanqueo.
ADJUDICACIONES DE MENOS DE 12.000 EUROS
Los imputados formaban parte del grupo de empresas de Francisco Correa y el abogado Ramón Blanco Balín que tenían por objeto presentarse a concursos públicos como entidades independientes, vulnerando los principios de publicidad y concurrencia y simulando operaciones mercantiles para reducir la cuota tributaria. Las adjudicaciones no superaban nunca los 12.020,24 euros para evitar la convocatoria de concurso.
Según el juez, este grupo de sociedades habría obtenido múltiples adjudicaciones públicas de forma irregular en connivencia con distintos cargos públicos con influencia o competencia en el ámbito de la contratación pública a los que entregaban dádivas en forma de regalos, viajes, artículos de joyería o efectivo.
En otras ocasiones, según detallaba un auto del juez Ruz, los implicados habrían obtenidos los pliegos de condiciones administrativas y técnicas "antes de su publicación oficial llegando incluso a participar en la redacción de los mismos".
Para alcanzar sus fines, la trama habría hecho uso de otras sociedades ajenas al grupo como Elba Grupo Comunicación S.L., Marketing Quality Management SI (MQM), y el "grupo Rafael" (Fotomecánica Rafael S.A., Techimagen Rafael S.L., Fotomecánica Doble M S.L. y Kilda producciones Fotográficas S.L.).
Al menos parte del dinero entregado a cargos públicos, según el juez, se habrían generado con la elaboración de facturas falsas simulando servicios facturados a otras sociedades o profesionales (Klober Aster S.L., Loribel S.L., Clásica Capital S.L., Elvinde Europea S.L.). El dinero revertiría en la caja B del entramado.