Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde cantaor de Alcaucín

Una historia y un personaje que gana en presencia mediática conforme salen a la luz detalles de esos que no dejan indiferente a nadie. Como el hecho de que escondiera 160.000 euros debajo de un colchón; o que en sus ratos libres fuera uno de los cantaores más conocidos de la zona.
Frecuentaba los festivales del cante, cantando junto a artistas consagrados como Enrique Morente, y aparecía de cuando en cuando en televisiones locales mostrando su arte junto a una botella de fino y jamón del bueno.
Al recuperar alguna vieja grabación le vemos cantar a su tierra, Andalucía, con el sentimiento y el "quejío" que se supone al flamenco. La misma tierra que según la investigación ha contribuido a llenar de construcciones ilegales que luego, como alcalde, legalizaba.
También cantaba a "la pena" y a "la fatiga que tengo", o se quejaba de que "no tengo dinero" entre acordes de guitarra. Es entonces, al verlo esposado, y al conocer que guardaba un dineral bajo su colchón, cuando la dimensión de esta historia traspasa el simple hecho de una corrupción urbanística para alcanzar tintes surrealistas.
A su protagonista se le imputan delitos de falsedad, cohecho, blanqueo de capitales, prevaricación y tráfico de influencias. En el pueblo son muchos los que aún le apoyan y le justifican, pero su partido, el PSOE, lo ha expulsado y quiere echarlo también del ayuntamiento. Ha anunciado una moción de censura si no entrega su acta de concejal.