Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los anarquistas que atentaron en El Pilar amenazan con el "desmadre generalizado" y dicen que "todo sigue en la calle"

Los dos anarquistas chilenos que fueron detenidos por atentar contra la basílica del Pilar en Zaragoza, han reaparecido con un comunicado firmado por ambos en el que amenazan con el desmadre generalizado, aseguran que los golpes policiales sólo consiguen afilar sus ideas y advierten de que nada a cambiado con su arresto porque todo sigue en la calle o en la cárcel.
"Aquí estamos de nuevo, estas paredes de hormigón y barrotes, entre cámaras y carceleros", comienza el comunicado recogido por Europa Press y firmado por Francisco Javier Solar Domínguez, alias 'Cariñoso', y Mónica Andrea Caballero Sepúlveda, alias 'Moniquita'.
Según dicen, "la colaboración entre el Estado chileno y el español, para lograr" su "encierro" demuestra "lo coordinado que pueden estar para hacer frente a lo que perciben como amenaza". Pero añaden que "sus inconsistentes discursos de seguridad son el manto que oculta el temor de saber que una casualidad puede desatar el desmadre generalizado".
"Sus golpes y mordazas no hacen más que fortalecernos al afilar nuestras ideas y nuestras vidas para cualificarnos en el enfrentamiento permanente", insisten al tiempo que aseguran que "acá nada termina, que todo sigue en la cárcel o en la calle. Desde donde se esté: ni un minuto de silencio y una vida de combate".
El pasado 17 de noviembre, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ordenó el ingreso en prisión provisional sin fianza para ambos por su relación con los ataques con explosivos contra la Basílica del Pilar de Zaragoza. Están acusados de pertenencia a organización terrorista, estragos terroristas por el artefacto de la Basílica de El Pilar y también conspiración para la comisión de estragos terroristas en la Basílica de Montserrat.
El juez considera que pertenecen a la asociación anarquista FAI-FRI, declarada ilegal por la UE, y que en Espana actuaban bajo las siglas de la asociación anarquista-insurreccionista GAC (Grupo Anarquista Coordinado) comando Mateo Morral.
Los dos chilenos fueron procesados en su país por delitos de asociación ilícita terrorista y colocación de artefactos explosivos. En concreto, fueron acusados junto a otras doce personas de participar en hasta 30 actos de violencia entre el 18 de enero de 2006 y el 16 de octubre de 2008 por los que la Fiscalía chilena pidió un total de 20 años de cárcel para 'Moniquita' y 25 años de cárcel para 'Cariñoso'. No obstante, tras meses de proceso judicial, todos los acusados fueron absueltos.