Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide el archivo de la querella de Manos Limpias contra Garzón

La Fiscalía ha pedido hoy al Tribunal Supremo (TS) que no admita la querella del sindicato Manos Limpias contra el juez Baltasar Garzón por su actuación en el caso de las desapariciones en el franquismo, aunque recuerda al magistrado que desde un principio mantuvo su falta de competencia para investigar.
El fiscal Luis Navajas ha solicitado así al Supremo que admita el recurso de súplica que el titular del Juzgado central número 5 de la Audiencia Nacional presentó contra la decisión del alto tribunal de admitir a trámite la querella por prevaricación presentada por el sindicato ultraderechista.
La decisión del TS fue recurrida por Garzón, quien negó haber prevaricado al declararse competente en el caso de las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo y recordó que ni el fiscal ni los magistrados de Sala de la Audiencia Nacional cuestionaron esta decisión como "extravagante, absurda o esperpéntica" o como constitutiva de un delito de prevaricación.
En su recurso de súplica, el magistrado consideraba que si la decisión de declararse competente para investigar el caso hubiera sido "tan manifiestamente extravagante", cabía pensar "que el Ministerio fiscal hubiera reaccionado frente a ellas desde un primer momento".
En su informe, la Fiscalía del TS asegura que no hay nada "más lejos de la realidad" y recuerda que el Ministerio Público tenía formado su criterio entorno a la falta de competencia del Juzgado central número 5 para instruir la causa desde un principio.
Aunque reconoce que no llegó a recurrir la decisión de Garzón de iniciar la investigación ni sus resoluciones posteriores, la Fiscalía explica que no se debió a un "respaldo tácito" a las mismas sino a la "confianza" de que el propio magistrado acabara compartiendo sus tesis respecto a su falta de competencia sin necesidad de llevar a cabo "una agotadora labor combativa" de cuantas resoluciones iba dictando.
El fiscal Navajas explica que su postura sobre el recurso de súplica de Garzón no puede ser otra que la mantenida al pedir el archivo de las "miméticas" querellas presentadas por Manos Limpias y la entidad "Libertad e Identidad" contra el juez.
Así, recuerda, los diferentes tipos de prevaricación exigen "la absoluta notoriedad de la injusticia", elemento que falta cuando se trata de apreciaciones discutibles en Derecho o cuando la cuestión debatida merece opiniones contrapuestas entorno o no a su legalidad.
La Fiscalía considera que ninguna de las distintas resoluciones que la querella de Manos Limpias califica de "prevaricantes" merecen tal reproche porque únicamente acreditan la realización de una serie de labores de investigación para las que "al menos funcionalmente y como juez instructor", Garzón era "inequívocamente competente".
Estas labores eran consecuencia "de otras tantas denuncias que le correspondieron mediante las oportunas normas de reparto, y a través de las que se trataba de evaluar la existencia o inexistencia de responsabilidades penales como consecuencia de hechos gravísimos, quién o quiénes pudieran ser responsables de los mismos y si estaban o no prescritos, para plantearse posteriormente la cuestión de su competencia hasta agotar la investigación", dice el fiscal.
Además, señala que, como ya ha establecido el Tribunal Constitucional, la determinación concreta del momento preciso en el que una instrucción penal ha de elevarse al órgano que resulte competente, por el delito o por la persona que resulte responsable, "no ha sido establecida por el legislador".