Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesinato de la hija de Juana Vacas a manos de su exmarido llegará el 16 de octubre al TSJA

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) celebrará el próximo 16 de octubre una vista para analizar el recurso interpuesto por el exmarido de Purificación Armenteros, hija de Juana Vacas --identificado como F.J.M.-- contra la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Jaén que el pasado mes de abril lo condenó a una pena de 22 años y medio de prisión por el asesinato de ésta, ocurrido en marzo de 2011.
Así lo ha anunciado este miércoles la familia de Juana Vacas en un comunicado en el que ha agradecido el "apoyo" de los medios de comunicación y la sociedad en el proceso que esta anciana de Torredelcampo inició hace unos meses para solicitar la anulación del acto de aceptación de la herencia de su hija Purificación, tras conocer que contenía también deudas contraídas por el exmarido de ésta y condenado por su asesinato, algo que finalmente ha logrado gracias a una sentencia del Juzgado de Primera Instancia número uno de Jaén.
En dicha carta, Juana Vacas y su hija Encarnación Armenteros subrayan que "sin todo el apoyo recibido" no habrían podido "tirar para adelante, día tras día, ante las adversidades que se presentaban". "Saber que miles de personas estaban pendientes de lo que ocurriera con nuestro caso y estaban dispuestas a firmar una petición en 'change.org', compartir una noticia en las redes sociales o, en el caso de los periodistas, a desplazarse desde Madrid, Sevilla o Granada hasta una provincia olvidada como es Jaén sólo para informar y con ese gesto mostrarnos su apoyo, vale más que cualquier palabra que podamos expresar en esta carta", añaden.
Por último, ambas mujeres anuncian en esa misiva que van a permanecer "un tiempo alejadas de medios de comunicación y redes sociales", porque ahora necesitan "descansar, volver a llevar una vida normal, dedicada a la familia, la casa y el trabajo y, sobre todo, mirando por su salud".