Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un auxiliar de Kontrol 34 en el Arena: "Noté que iba a pasar algo, morir gente incluso"

Es el primero que admite que había un sistema de comunicación interno entre los porteros contratados
Un auxiliar de Kontrol 34 ha reconocido en el juicio del Madrid Arena que momentos antes de la avalancha mortal que se produjo en uno de los vomitorios del recinto municipal recibió dos avisos por el pinganillo acerca del exceso de gente en la pista, manifestando al tribunal que notó que iba a pasar algo grave.
"Noté que iba a pasar algo, que iba a morir gente incluso. Estaba lleno. Se me venían encima y tuve que poner una valla", ha asegurado Robert S. durante su declaración en la sesión celebrada esta mañana en la Audiencia Provincial de Madrid.
Se trata de la primera ocasión que un empleado de Kontrol 34 reconoce que había un sistema de comunicación interno. A través de los pinganillos, varios empleados acudieron al túnel mortal y ayudaron a socorrer a las víctimas.
El testigo ha explicado que al inicio de la fiesta se les dio a todos un pinganillo y un chaleco amarillo. Pese a manifestar al principio que era controlador de acceso, más tarde ha aclarado que estaba como auxiliar a preguntas del abogado de Kontrol 34.
"A partir de las dos y media o tres la sala estaba desbordada. Dos veces me dijeron que fuera a echar una mano porque parecía que eso no era normal", ha recalcado. Así, ha relatado que los compañeros comentaban por el sistema de comunicación interno que la situación no era normal y que podría incluso llegar a pasar algo por el exceso de aforo. "Se les estaba yendo de las manos", ha dicho.
NO SABÍAN DÓNDE ESTABA LA ENFERMERÍA
Al igual que otro de los auxiliares que declaró poco antes, este testigo ha manifestado que sabía que había enfermería, pero no dónde porque la organización no les informó de este extremo durante la reunión que se celebró antes de la fiesta donde recibieron las instrucciones.
Además, ha contado que si pasaba alguna emergencia debían avisar a los vigilantes uniformados, personal de la empresa privada Seguriber, ya que tampoco sabían quiénes eran los responsables de seguridad del evento. Y desconocían, igualmente, dónde se encontraban las salidas de emergencia del pabellón.
Otro de los auxiliares ha comentado que les dijeron que los vigilantes de Seguriber eran los responsables de la seguridad en la sala. Las acusaciones particulares quieren demostrar en el juicio que el personal de Kontrol 34 se dedicó a labores más allá que las de auxiliares controladores de acceso, ya que en el momento de la avalancha muchos de ellos pudieron ayudar a la gente porque estaba en el interior.
Este testigo ha narrado que ayudó a varios de los asistentes de la fiesta que llevaban a una chica desmayada. La cogieron y la llevaron al exterior del recinto, dónde se encontraba la ambulancia del Samur.