Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los bomberos confundidos con etarras ya están en España

Los cinco bomberos catalanes que fueron confundidos por la policía francesa con miembros de ETA ya se encuentran en casa. Aterrizaron en el aeropuerto de El Prat sobre las 22:30, cansados y todavía sorprendidos por cómo se sucedieron los hechos. "Si no fuera por el Gobierno catalán no estaríamos aquí ahora", han asegurado.
Uno de los bomberos, Óscar Llop, ha actuado como portavoz del grupo y no ha admitido preguntas. Ha asegurado que las autoridades francesas les han tratado bien. Llop se ha limitado ha hacer una breve declaración en la que tan sólo ha señalado que "espero que entendáis que estamos cansados. Hemos pasado una mala noche".
"Si no fuera por el gobierno catalán no estaríamos aquí", con lo que ha agradecido a la Generalitat las gestiones hechas en su favor.
Llop ha demandado respeto a los medios de comunicación, después de la confusión de la policía francesa, que ayer atribuyó la identidad de un grupo de posibles etarras a los bomberos que salían en un vídeo de seguridad en los que se les veía comprando en una gran superficie en Francia.
En el aeropuerto de El Prat han ido ha recibirlos la directora de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamentos de la Generalitat, Olga Lanau, además de otros mandos del cuerpo. El Gobierno catalán ha sido la que ha gestionado el rápido retorno de los bomberos que se encontraban en Francia haciendo un cursillo de escalada.
Cinco horas en comisaría
Tras enterarse por la madre de uno de ellos que habían sido confundidos con miembros de la banda terrorista, los bomberos se asustaron y no se atrevieron a salir del hotel donde estaban alojados. Estaban en busca y captura. Decidieron entonces informar a sus superiores, al departamento de Interior catalán y esperar hasta el sábado por la mañana para dirigirse a la comisaría de Melun, a 60 kilómetros de París.
Allí fueron interrogados por los gendarmes durante cinco horas. Finalmente, después de declarar, les permitieron marcharse.
JNP