Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El canciller de Colombia dice que con Venezuela hay que discutir de seguridad y comercio

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Jaime Bermúdez, habla, este 7 de julio, durante una conferencia titulada "Colombia y la política regional", ofrecida en el Centro Brasileño de Relaciones Internacionales de Río de Janeiro (Brasil). EFEtelecinco.es
El canciller de Colombia, Jaime Bermúdez, afirmó hoy en Río de Janeiro que su país quiere mejorar las relaciones con Venezuela, pero que para ello es necesario que se discutan "temas de fondo" como la seguridad fronteriza y el embargo comercial impuesto unilateralmente por el Gobierno venezolano.
"Colombia tiene la mejor voluntad. Hemos buscado opciones y alternativas, pero somos conscientes de que lo que se requiere es abordar los temas de fondo", dijo Bermúdez a periodistas después de dar la conferencia "Colombia y la política regional" en el Centro Brasileño de Relaciones Internacionales (Cebri).
El canciller señaló que históricamente "Colombia ha tenido la mejor relación con los países vecinos" y que, con el fin de mejorar los lazos con Venezuela, el Gobierno del presidente Álvaro Uribe ha pedido ayuda a terceros, como República Dominicana, Brasil, México, España y Cuba, sin que se haya alcanzado el resultado esperado.
El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció en noviembre de 2007 la congelación de las relaciones con Colombia después de que Uribe dio por terminada la mediación de su homólogo en la crisis de los secuestrados por la guerrilla de las FARC.
Posteriormente, en agosto del año pasado, Chávez, dejó en suspenso las relaciones diplomáticas y comerciales con Colombia, en represalia por el acuerdo de cooperación militar firmado por Bogotá y Washington, que permite el uso de hasta siete bases militares colombianas por tropas estadounidenses en operaciones contra el narcotráfico.
Según el canciller, las dificultades con Venezuela no se resuelven con una visita de cortesía en las que los presidentes o cancilleres posen para una fotografía, pues los problemas de fondo entre los dos países requieren discusiones de fondo.
La solución "no puede ser un tema de cosmética, tiene que llevar a una discusión de fondo, por ejemplo, en temas como seguridad y el embargo comercial a las exportaciones que Venezuela ha impuesto de forma unilateral contra Colombia", manifestó el ministro.
En cambio, Bermúdez dijo que ve "con mucho optimismo" el futuro de la relaciones diplomáticas con Ecuador, que están en fase de reconstrucción luego de que Quito las rompiera en marzo de 2008 en represalia por el bombardeo colombiano a un campamento de las FARC en territorio de ese país.
Según el canciller, "hay todavía unos temas sensibles" en la relación bilateral, pero "se mantiene una buena interlocución política entre los dos Gobiernos".
"El tema comercial está prácticamente normalizado, las comisiones bilaterales fronterizas están trabajando de manera regular, se designaron los encargados de negocios en cada una de las capitales. Creo que el camino (para la normalización de las relaciones diplomáticas) está trazado", dijo Bermúdez, quien entregará el cargo dentro de un mes, al concluir el segundo mandato de Uribe.
Durante la conferencia en el Cebri, el ministro dijo que ve problemas para la integración latinoamericana porque en algunos países de la región "existen dudas sobre los valores de la democracia", entre los que citó la seguridad, la independencia de la instituciones, el respeto a las libertades y a la iniciativa privada.
"Tenemos que avanzar más en la defensa de los valores fundamentales de la democracia para construir una integración más sólida en la región", expresó Bermúdez.
Después de dar la conferencia en Río de Janeiro, el canciller colombiano viajó a Sao Paulo para participar en una reunión con inversionistas brasileños.