Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ex carcelados políticos cubanos se quejan de estar en un limbo político

Los presos políticos cubanos recién llegados esta semana a España aseguran que aún no se sienten libres. La razón es que en un "limbo jurídico" al no tener ningún documento que garantice que ya no volverán a prisión. El grupo de opositores del régiimen de Castro defendió además de que su excarcelación es insuficiente para que la UE cambie su posición común hacia Cuba.
Seis de los disidentes excarcelados han asegurado que nunca pedirán autorización para volver a su país, al tiempo que han exigido la puesta en libertad de los compañeros de causa que no quieren salir de Cuba, para probar la voluntad de cambio del Gobierno de La Habana.
El grupo lo ha dejado claro en un multitudinario encuentro con los periodista en la Asociación de Prensa de Madrid. "Si tenemos que pedir un permiso para regresar a la patria, es que no somos libres, no somos inmigrantes, sino que somos refugiados", ha dicho Julio César Gálvez, quien ha añadido que aún no se sabe el estatus que van a tener en España.
Gálvez coincide con sus compañeros, Omar Rodríguez, Normando Hernández, Ricardo González, José Luis García Paneque y Léster González, en la idea de que el compromiso del régimen castrista de liberar a 52 presos no es suficiente para cambiar la política de la UE hacia la isla, como defiende el Gobierno español.
"El fin del camino es que regresemos a Cuba sin riesgo a ser encarcelados, y la democracia. Si no, no habremos ganado nada", ha subrayado Ricardo González.
De estos, al menos unos tres, planean pedir el asilo político en España.  De acuerdo a lo que informó José Luis García Paneque, tres  de sus compañeros han contactado esta mañana con el Ministerio del  Interior para informarse de los trámites que tendrían que hacer para  obtener la condición de asilados políticos, lo que les impediría  regresar algún día en su país.
"Podemos hacer la solicitud de estatus internacional de refugiado.  Para ello tenemos que presentar la documentación que corresponda y  esperar la decisión", ha dicho García Paneque.
Quejas por las condiciones de acogida
El disidente Normando Hernández González, con problemas de salud, ha criticado las condiciones en que se encuentran alojados provisionalmente en un hostal de Vallecas, entre otras cosas porque los cuartos y baños son colectivos y carecen de "privacidad" para estar con sus familias.
Según él, estas condiciones serán similares a las que tendrán cuando las tres ONG que les acogerán hasta que consigan integrarse en nuestro país les vayan repartiendo por los centros de acogida que tengan repartidos por la geografía española.
Dos exiliados más llegan a España