Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El catering de la última Fiesta Nacional en el Palacio Real costó 28.000 euros

El catering de la recepción que los Reyes Felipe y Letizia ofrecieron en el Palacio Real a unos 1.500 representantes de la sociedad española con motivo de la Fiesta Nacional el pasado 12 de octubre costó 27.720 euros, según ha informado este viernes la Casa del Rey.
Como viene haciendo desde la proclamación del nuevo monarca, la Casa del Rey ha publicado, terminado ya el año 2015, en su página web la relación de contratos, prórrogas y convenios que la institución tenía formalizados a fecha de 31 de diciembre de 2015.
Un coste similar al de la Fiesta Nacional tuvo el catering de la cena que en agosto pasado los Reyes ofrecieron en Palma de Mallorca a unos 200 representantes de la sociedad balear. Con la llegada al trono de Felipe VI, la tradicional cena que los monarcas ofrecían a representantes de las instituciones de Baleares se amplió a otros sectores de la sociedad balear. En concreto, la cena del año pasado en el Palacio de la Almudaina costó 26.796 euros.
El contrato más cuantioso de los que tiene suscritos la Casa del Rey se refiere a la implantación del sistema RUTECAR para modernizar el sistema informático y de gestión de expedientes a nivel interno a la institución y que tiene un importe de 574.722 euros.
En la relación de contratos facilitada por Casa Real, se incluye un contrato para renovar el vestuario del medio centenar de chóferes que trabajan al servicio de la Familia Real y de la institución por valor de 33.500 euros. Se trata de una renovación motivada por el cambio de modelo de traje, que ha pasado a ser un único traje de entretiempo con chubasquero en lugar de los dos modelos de invierno y verano que lucían antes los conductores.
Por otra parte, la Casa del Rey ha informado de que desde octubre pasado rige para esta institución la misma normativa para la formalización de contratos incluida en la Ley General de Contratación de la Administración pública.
Esta norma impide, por ejemplo, contratar con empresarios condenados por corrupción, que no estén al corriente de sus obligaciones tributarias o que hayan sido declarados insolventes.