Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los ciudadanos vuelven a suspender a los partidos políticos en transparencia, aunque no influye a la hora de votar

Los ciudadanos han suspendido por segunda vez consecutiva a los partidos políticos en materia de transparencia, según ha informado la Asociación Española de Acreditación de la Transparencia (Acreditra). No obstante, la opacidad de éstos no es un factor que los votantes tengan en consideración, ya que para un 60,4% de los encuestados ha influido "poco o nada" en las elecciones del 20 de diciembre de 2015.
Acreditra ha presentado este lunes el segundo Barómetro de la Transparencia de España 2016, una encuesta realizada por el instituto de investigación Consultores CSA, que ha preguntado a 1.440 personas de todas las comunidades autónomas, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, durante los pasados meses de marzo y abril.
En este sondeo, ningún partido político de ámbito nacional aprueba en materia de transparencia ya que la valoración media que hacen los ciudadanos sobre ellos es de 2,7 sobre 10. En este sentido, el partido que consideran más opaco es el PP que obtiene una nota de 1,9; seguido del PSOE (2,4). Mientras tanto, el partido más transparente para la población es IU, que saca una nota de 3,2, pero a muy poca distancia de Ciudadanos (3) y Podemos (2,9).
En el anterior barómetro --presentado en febrero de 2015--, el partido de Pablo Iglesias era el más transparente según la ciudadanía y en 2016 cae hasta tercera posición dando paso a IU. En los últimos puestos de este ranking también ha habido variaciones al ser el PP el peor valorado en esta materia, mientras que en 2015 era el partido de Pedro Sánchez.
LOS JÓVENES HACEN UNA "MAYOR PERCEPCIÓN" DE TRANSPARENCIA DE IU
Según ha explicado Javier Sierra Rodríguez, responsable de esta encuesta, los preguntados de mayor edad han hecho una peor valoración de Podemos, lo que ha influido en que su nota haya disminuido. Sin embargo, los más jóvenes han indicado una "mayor percepción" de transparencia a favor de IU. Para el resto de los cambios, no existe una "tendencia definida", ha señalado.
El delegado de Acreditra en Madrid, Pablo Conejo, ha subrayado que lo "relevante" es que todos los partidos están "homogeneizados" porque no hay "diferenciación entre clásicos y nuevos" ya que la "distancia entre unos y otros es pequeña".
Asimismo, el 60,4% de los encuestados tuvo "poco o nada" en cuenta el nivel de transparencia de los partidos políticos a la hora de votar en las últimas elecciones, mientras que en 2015, el 36,4% aseguraba que la influencia iba a ser poca. Por otro lado, en este último barómetro, el 38% afirma que sí va a repercutir "mucho o bastante", al contrario que en 2015 que así lo decía el 63,5%. Debido a estas variaciones, Acreditra ha hecho hincapié en que la transparencia "es un factor que parece tener menor peso que la expectativa que generaba inicialmente".
Además, los partidos políticos son las instituciones públicas peores valoradas por los españoles, seguidas del sector bancario, el Gobierno y la Iglesia. En este caso, sólo las universidades y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad han aprobado, con una nota de 5,3 y 5, respectivamente.
LA TRANSPARENCIA COMO BARRERA DE LA CORRUPCIÓN
Por otro lado, en esta encuesta de periodicidad anual se ha desprendido que tres de cada cuatro encuestados (76,2%) cree que la transparencia es una "herramienta potencial", ha dicho Conejo, para prevenir la corrupción. En comparación con los resultados de 2015, este porcentaje ha crecido "levemente", ya que del 71,5% se ha elevado hasta al 76,2%.
Aún así, la Ley de Transparencia ya no está tan bien acogida por los ciudadanos: el porcentaje de los que valoran positivamente la ley baja del 79,8% al 50,5% --el 37,7% "mucho" y el 12,7% "muy positivamente"--. El 39,3% se muestra indiferente y solo el 10,3% tiene una opinión negativa de esta ley. Para el delegado en Madrid de la asociación esto se debe a que esta normativa "generó una expectativa" en la que la "gente puso mucha esperanza" y que "sigan habiendo noticias de corrupción traslada un mensaje de que no está funcionando" y crea una "cierta frustración".
Así, con respecto a la información publicada por las administraciones, el 75,1% de los ciudadanos afirma que tiene "poca o ninguna" confianza en ella y destacan que la información más importante a conocer son, en primer lugar, los "presupuestos públicos que se gestionan"; en segundo, el "coste real de los servicios públicos"; y, por último, los "sueldos de los políticos".
En esta misma línea, el 67,1% dice que los portales de transparencia sirven "poco o nada". Por ello, Conejo ha pedido a todos los organismos que publican información mayor "rigor" y "profundización en la formación de transparencia" y evitar el "marketing político".