Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mandos de la coalición contra el Estado Islámico admiten que aún no se ha llegado "al principio del fin"

En casi dos años, la llegada a Irak y Siria de combatientes extranjeros se ha reducido un 75 por ciento
La coalición internacional contra el Estado Islámico (también conocido como DAESH) cumplirá dos años el próximo septiembre y todavía se encuentra "más cerca del fin del principio que del principio del fin" para conseguir su objetivo: acabar con el que está demostrando ser el grupo terrorista más poderoso de la historia, con su propio 'califato' en Irak y Siria.
Así lo ha dicho en una entrevista con Europa Press el teniente general Sean MacFarland, jefe de la fuerza de la operación 'Resolución Inherente' que puso en marcha la coalición internacional que lidera Estados Unidos y en la que están implicados unos 40 países, entre ellos España. Nuestro país aporta alrededor de 300 efectivos que entrenan al Ejército iraquí para frenar el avance del grupo terrorista.
"Las fuerzas de seguridad de Irak se han visto capaces de derrotar al Estado Islámico, incluso cuando el enemigo tiene todo a su favor para defenderse dentro de las zonas urbanas capturadas, pero no nos dormimos en los laureles. Sabemos que estamos más cerca del final del principio en esta operación que del principio del fin", ha señalado MacFarland, parafraseando la expresión que Winston Churchill utilizó tras una victoria ante Alemania en noviembre de 1942.
Eso sí, el coronel Christopher Garver, portavoz de la coalición internacional, ha sido tajante al afirmar que acabarán con el Estado Islámico y este éxito será fruto tanto de las acciones militares de los países miembros como del que están realizando el Ejército de Irak y los rebeldes sirios.
UNA OPERACIÓN EN DOS FASES
La estrategia de la coalición internacional se encuentra en su segunda fase. En la primera, los países implicados han bombardeado posiciones estratégicas del Estado Islámico, lo que está permitiendo ahora a las fuerzas iraquíes y sirias avanzar y recuperar territorio.
Según ha explicado a Europa Press el coronel Garver, en casi dos años desde que se puso en marcha la coalición, el grupo terrorista ha perdido un 40 por ciento del territorio que controlaba en Irak y entre el 15 y el 20 por ciento en Siria.
Pero ha asegurado que "la medida real del progreso no está en el porcentaje de territorio conquistado o perdido, sino en el impacto que las operaciones de la coalición han tenido sobre el Estado Islámico", y es que los terroristas "ya no pueden llevar a cabo operaciones ofensivas a largo plazo" y no han conquistado nuevo territorio desde hace casi un año. Además, el número de combatientes extranjeros que llega a Irak y Siria para unirse a sus filas ha descendido "de forma muy significativa, posiblemente hasta un 75 por ciento".
En cuanto a la posibilidad de financiación del Estado Islámico, el coronel ha indicado que sus ingresos procedentes del petróleo "se han reducido un 50 por ciento" y los impuestos que cobran en el 'califato' son en realidad una "extorsión" que también ha descendido a medida que las fuerzas sirias e iraquíes han ido recuperando territorio.
"Hemos golpeado a sus líderes, vías de suministro, combatientes, base industrial y fuentes de financiación. La coalición continuará atacando todas las aristas del Estado Islámico para acabar con esta organización terrorista. La derrota del Estado Islámico llegará cuando ya no sea capaz de llevar a cabo operaciones militares", ha aseverado.
BOTAS SOBRE EL TERRENO
A la pregunta de si la coalición internacional se plantea desplegar tropas sobre el terreno para combatir directamente contra el Estado Islámico, el coronel Garver ha respondido que hoy por hoy están centrados en continuar capacitando al Ejército iraquí y a los rebeldes sirios para que sean ellos los que se ocupen de recuperar el territorio que el grupo terrorista tiene ocupado.
"Apoyamos a nuestros socios sobre el terreno con ataques aéreos, al tiempo que les entrenamos, equipamos, asesoramos y asistimos para derrotar al Estado Islámico. El éxito de las fuerzas autóctonas así como gobiernos inclusivos en Irak y Siria favorecerá la seguridad y la estabilidad en la región y garantizará que el Estado Islámico sea derrotado", ha explicado.
Este entrenamiento es el que llevan a cabo los 300 militares españoles que están desplegados en Irak desde enero de 2015. Hasta el momento han entrenado tres brigadas y han impartido cursos de operaciones especiales, contraterrorismo, desactivación de explosivos y zapadores.
En total, miles de soldados iraquíes que han participado en la recuperación de parte del territorio que controlaba el Estado Islámico, como el importante enclave de Ramadi o el asedio que actualmente se está desarrollando en Mosul, la capital del 'califato' terrorista en Irak.
MÁS DE 22.000 SOLDADOS ENTRENADOS
Para el coronel Garver, las tropas españolas juegan un "rol importantísimo" dentro de un adiestramiento general de las capacidades de las fuerzas iraquíes y sirias. Según las cifras que maneja la coalición, los países implicados han entrenado a más de 22.000 soldados iraquíes, más de 5.000 combatientes suníes en Anbar y 3.000 agentes de la Policía Federal iraquí.
Gracias a este entrenamiento, las fuerzas iraquíes han recuperado el control de Ramadi, Bayji, Tikrit, Sinjar, Bashir y Hit y ahora están "asediando" al Estado Islámico en Dulab, Makhmour y Faluya. De hecho, el Ejército del país árabe acaba de anunciar la toma del Gobierno de esta última ciudad.
Por su lado, en Siria, la coalición estima que las fuerzas rebeldes han expulsado al Estado Islámico del norte del país, recuperando Kobani, Shaddadi y otras áreas del noreste. "Desde el 15 de febrero de 2016, han asegurado aproximadamente 6.200 kilómetros cuadrados", según el coronel Garver.
Todas estas victorias han insuflado una gran confianza en las fuerzas iraquíes y sirias. "Y cuando consigues esa confianza es cuando estás más preparado y eso ayuda a tu capacidad de luchar", ha subrayado a Europa Press el teniente general MacFarland.
Sobre la posibilidad de que terroristas de Estado Islámico u otros grupos terroristas se puedan infiltrar en las filas de las fuerzas iraquíes y sirias, el portavoz de la coalición internacional ha asegurado que se toman "todas las precauciones", tanto con escáneres a la llegada de las tropas a las zonas de entrenamiento como los posibles vínculos de los efectivos.
El coronel reconoce que a pesar de todo "siempre hay una pequeña posibilidad de que un seguidor del Estado Islámico consiga unirse a las fuerzas de seguridad", pero ha dejado claro que "la calidad del entrenamiento que reciben minimiza esa posibilidad".