Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El comisario Barnier le dice a Mas que es fácil de entender que si Cataluña se independiza, sale de la UE

Margallo advierte de que el Gobierno usará "todas las herramientas" para convencer a los catalanes para seguir en España
El comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, ha asegurado este jueves que "nadie puede no entender" que si una región, como Cataluña, se independiza y sale de la Unión Europea tendrá que negociar su ingreso en el bloque comunitario con un nuevo tratado de adhesión.
En rueda de prensa conjunta con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, en la sede del departamento en Madrid, Barnier ha subrayado que la "regla" en la Unión Europea es que "si una región sale", "sale también del bloque comunitario" y "hay que negociar un nuevo tratado de adhesión".
"Nadie puede decir no comprender o no entender esa regla", ha asegurado, al ser preguntado sobre si la UE debe dejar claro que la sucesión de Cataluña conlleva la salida del club comunitario. El comisario europeo ha hecho hincapié en que la Unión Europea debe respetar "los tratados" en los que se apoya y las "constituciones" de cada país. En definitiva, ha dicho, la Unión Europea "debe respetar la soberanía de los ciudadanos".
"Es un tema de los ciudadanos no es una tarea de Bruselas", ha explicado, antes de resaltar que, desde Bruselas, se está construyendo "una Europa unida pero no uniforme".
El comisario de Mercado Interior ha indicado que él conoce bien Cataluña porque pasó allí diez años porque Albertville organizó los Juegos Olímpicos de Invierno que precedieron a los de Barcelona en 1992 y de Albertvy ha elogiado el "dinanismo" de toda la comunidad autónoma y de la Ciudad Condal.
Sin embargo, ha recalcado que en la Unión Europea "la regla es que si una región sale, sale también de la UE y hay que negociar un nuevo tratado de adhesión". "Nadie puede decir no comprender o no entender esta regla", ha apostillado.
Consultado por la petición del presidente catalán, Artur Mas, para que los líderes políticos de la Unión Europea apoyen que los catalanes puedan pronunciarse sobre su futuro al igual que los escoceses en referéndum, Barnier ha subrayado que su papel es del ser "guardianes" de los tratados de la UE. "No vamos a intervenir en un debate que no compete a la UE sino a la ciudadanía", ha reiterado.
Por su parte, García-Margallo ha asegurado que no ha hablado sobre Cataluña en la reunión mantenida esta mañana en Madrid con embajadores españoles acreditado en países de la UE en Madrid y ha remarcado que el Gobierno utilizará "todas las herramientas" para "convencer" a los ciudadanos catalanes de que "les conviene seguir integrados en España" y, por tanto, en la UE.
"No le quepa la menor duda de que el Gobierno defenderá la Constitución y la unidad con todas las herramientas disponibles", ha afirmado. García-Margallo ha dicho que el Ejecutivo tiene la "obligación" de convencer a los catalanes de que "les convienes seguir integrados en España y en Europa". "Cataluña ha mirado siempre a Europa", ha resaltado.
El jefe de la diplomacia española ha considerado que el debate sobre Cataluña en la Unión Europea es "de corto alcance" y ha asegurado que el mensaje que transmite el Gobierno de Mariano Rajoy es la "Constitución y la unidad" del país. "Defendemos que todos los catalanes están mejor en España", ha añadido.
El ministro ha incidido en que la labor del Ejecutivo es convencer a "los ciudadanos de Cataluña" de que "les conviene racionalmente pertenecer a España y pertenecer a la UE". "La adhesión", ha remachado, ha beneficiado a todas las comunidades, "singularmente" a Cataluña y Comunidad Valenciana.