Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comisión que investiga las Casas del ALBA viajará la próxima semana a Bolivia

Las Casas del ALBA se dedican fundamentalmente a brindar atención médica a personas en extrema pobreza. EFE/Archivotelecinco.es
Una comisión del Congreso peruano que investiga las actividades de las denominadas Casas del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas) viajará la próxima semana a Bolivia, informó hoy el parlamento local.
La comisión, que preside el legislador Walter Menchola, investigará en Bolivia el "excesivo desplazamiento de peruanos a ese país", según una nota oficial.
Menchola indicó que el viaje se concretará el martes o miércoles próximo, con la intención de reunirse con el presidente del Senado boliviano.
La comisión buscará "informarse sobre los verdaderos motivos del desplazamiento de más de 14.000 peruanos a ese país a fin de atenderse en el hospital Copacabana".
El grupo investigador, que también integran los parlamentarios Víctor Isla y Carlos Raffo, se reunirá el próximo lunes en la sede del Legislativo para iniciar el debate del informe final que deberá aprobar en su sesión final del próximo 16 de febrero.
La comisión también informó de las conclusiones de un reciente viaje a la localidad sureña de Sicuani, en el Cuzco, donde detectaron "la presencia excesiva de estudiantes bolivianos".
El grupo parlamentario inició sus investigaciones el año pasado, luego de que medios locales y políticos manifestaron su preocupación por la presencia en el país de las llamadas Casas del ALBA.
Estas organizaciones, que no han sido reconocidas oficialmente por el Gobierno de Venezuela, que patrocina la ALBA, se dedican fundamentalmente a brindar atención médica a personas en extrema pobreza.
Sus opositores señalan, sin embargo, que se emplean como instrumentos para una intromisión política en Perú, por lo que han pedido al Gobierno su cierre definitivo.