Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los tres concejales de C's en Jaén son expedientados y piden pasar al grupo de no adscritos

Los tres concejales de Ciudadanos (C's) en el Ayuntamiento de Jaén han presentado un escrito en el registro municipal en el que solicitan su paso al grupo de ediles no adscritos. Esta decisión llega después del expediente de expulsión que el partido les abrió la semana pasada y, entre otras cuestiones, tras la subida de sus retribuciones.
Uno de los tres ediles, Víctor Santiago, ha explicado a Europa Press que el pasado viernes pidieron la baja de la formación, aunque ha preferido no abundar en las razones que han llevado a dar este paso remitiendo a la comparecencia que, junto con Salud Anguita e Iván Martínez, tiene previsto ofrecer esta tarde.
La petición para pasar al grupo de no adscritos se produce ocho meses después de tomar posesión como ediles en la nueva Corporación salida de las elecciones de mayo de 2015 y pasados apenas diez días desde que el pleno, con sus tres votos a favor y los del PP, aprobara el aumento de su liberación del 66 al 90 por ciento, con un sueldo bruto anual de 39.820,66 euros para cada uno.
Precisamente este hecho ha sido "la gota que ha colmado el vaso", según han precisado a Europa Press fuentes de Ciudadanos en Andalucía al informar de que "están suspendidos de militancia desde la semana pasada" ante el expediente de expulsión que el partido, a través del Comité de Garantías, abrió a los tres concejales.
La apertura de ese expediente nace de "una serie de comportamientos que no se corresponden con los valores de Ciudadanos, entre ellos lo de las liberaciones", según han afirmado las citadas fuentes, que han subrayado que si se van es tras esta medida.
Conlleva, además, un proceso en el que "se da un plazo a los afectados para que se defiendan y aporten sus pruebas", de modo que finalmente el comité decida si las acepta o hace la expulsión definitiva, de ahí que también hayan preferido esperar a conocer el posicionamiento de los ediles jiennenses en la referida comparecencia.