Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La conferencia de la ONU adopta una declaración contra el racismo

El embajador danés para los Derechos Humanos, Arnold de Fine Skibsted, durante la Conferencia de la ONU de Revisión sobre Racismo, Xenofobia y Otras Formas de Intolerancia, que comenzó en Ginebra (Suiza), con el boicot de nueve países que consideran que puede convertirse en un foro antisemita. EFEtelecinco.es
Los delegados presentes en la conferencia de la ONU sobre el racismo adoptaron hoy por consenso una declaración contra el racismo y la xenofobia mientras buscan eliminar el impacto de la salida realizada ayer por varias delegaciones provocada por los comentarios realizados por el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad.  El texto, que "reafirma" un documento aprobado en 2001 que se refiere en seis ocasiones a Israel y Oriente Próximo, fue adoptado por consenso y sin debate en una sesión pública, antes de que se llegue al final de la conferencia, que se clausurará el viernes.

Ayer, decenas de delegados abandonaron el foro después que Ahmadineyad denominara a Israel como un "Gobierno totalmente racista", comentarios que los responsables de la ONU despreciaron por ser "desagradables" e "inaceptables". La aprobación anterior del texto, que fue negociada durante varios meses en conversaciones preparatorias en Ginebra, debería ayudar a la conferencia a terminar con los problemas y volver a su objetivo de las cuestiones presentes en su agenda, como los vínculos entre la pobreza y la discriminación. 
El ministro de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, declaró hoy que la aprobación del texto representaría "una derrota para Ahmadineyad", cuyos comentarios fueron señalados por un investigador de Derechos Humanos de la ONU como un intento de "confrontación total". "No es una cuestión de puntos de vista diferentes, es cuestión de la hostilidad de estos puntos de vista", señaló la relatora especial sobre la libertad de religión o de creencias.
Por su parte, el portavoz de la ONU para Derechos Humanos, Rupert Colville, declaró a los periodistas que la conferencia se ha trasladado desde el drama que rodeó la aparición de Ahmadineyad, durante la cual algunos activistas acreditados realizaron protestas ruidosas. "Ayer se produjo claramente un episodio muy doloroso, pero tenemos que regresar a los temas", señaló.