Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El conseller Castellano asegura que nunca ha usado sus cargos para beneficiar a nadie

El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, ha asegurado hoy que "jamás" ha utilizado sus cargos públicos "para beneficiar a nadie", ni ha hablado con nadie "para influir en contratos públicos a beneficio de ninguna empresa", y ha reivindicado la legalidad y transparencia de sus adjudicaciones.
Castellano ha hecho estas afirmaciones en su primera comparecencia pública después de que la Cadena Ser y El País hayan informado de que ha adjudicado con regularidad obras a la empresa Construcciones Taroncher, con la que mantiene una estrecha vinculación personal.
Según estos medios de comunicación, la Conselleria ha encargado a esa constructora, de cinco empleados, contratos menores de obras por unos 200.000 euros entre 2006 y 2007, y la dueña de la empresa es copropietaria, con la mujer del conseller, de unos terrenos rústicos en Llíria (Valencia).
El conseller ha asegurado que ni él ni su mujer tienen "ninguna participación ni intereses" con ninguna empresa, aunque ha admitido que mantiene amistad con el responsable de Construcciones Taroncher, y ha reivindicado que no renuncia "a servir a los valencianos" y a seguir cumpliendo con su obligación y responsabilidad pública.
Ha explicado que Construcciones Taroncher ha facturado en dos años a la Conselleria de Gobernación por distintos trabajos de reforma -entre ellos la sala de prensa de la Conselleria y en el Centro de Coordinación de Emergencias- por valor "de 171.034 euros en contratos menores".
Castellano ha agregado que el montante total de adjudicaciones desde que es titular de Gobernación asciende a 73.233.763,56 euros, de manera que lo facturado a esa empresa -que es una de las 81 adjudicatarias de contratos menores de su departamento- representa "un 0'23" por ciento.
Además, ha explicado que desde que es conseller de la Generalitat, donde ha ocupado distintas carteras, Construcciones Taroncher ha sido adjudicataria en concursos públicos de libre concurrencia que ha ganado por valor de "391.450,16 euros" en diez años, cuando como conseller ha adjudicado en ese tiempo "miles de millones de las antiguas pesetas".
Según el conseller, las adjudicaciones que ha ejecutado durante durante su trayectoria política son todas "legales, claras y transparentes", por lo que tiene "la conciencia muy tranquila" y "absolutamente nada que ocultar".
Preguntado sobre si esta situación es "ética", Castellano ha asegurado que "lo ético es cumplir la legalidad", y ha insistido en que no ha beneficiado a esa empresa, en la que no tiene participación ni relación familiar, y que todo lo que ha hecho es "público y contrastable".
A su juicio, tendría un "conflicto de intereses" si hubiera hecho "grandes adjudicaciones" a esa empresa y la hubiera beneficiado o hubiera hecho algún tipo de trato de favor", lo que ha negado, y ha destacado que la mercantil se presentó a otras adjudicaciones que no logró.
Además, ha negado que su mujer o él hayan comprado un solar, "como algunos intentan insinuar", sino que se trata de un terreno rústico en suelo no urbanizable común para la explotación de naranjos, que es lo que hay allí, que adquirieron con un préstamo hipotecario que pagan mensualmente.
El conseller ha acusado a los socialistas de lanzar "cortinas de humo" en vísperas electorales para "desviar de los problemas que realmente tienen los ciudadanos", y ha indicado que no le va a "amedrentar nadie" y que si alguien pone en duda su "honradez" y transparencia ejercitará las acciones legales "oportunas".
Castellano ha instado a que se investigue su patrimonio todo lo que se quiera, "por activa y por pasiva", ya que será "beneficioso para la dignidad de la clase política", y ha defendido que "lo poco" que posee de patrimonio lo tiene por una hipoteca y por un préstamo hipotecario, y que vive en la misma casa, en un segundo piso que le hizo su padre.
"Voy a seguir defendiendo mi tierra y los intereses de esta comunidad", ha aseverado el conseller, quien ha asegurado que no renuncia a sus ideas, a su partido, a sus amistades ni a sus aficiones.