Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un contralmirante español toma posesión como número dos de la operación Atalanta contra la piratería en el Índico

El contralmirante español Bartolomé Bauzá Abril ha tomado posesión este viernes como segundo comandante de la operación Atalanta de lucha contra la piratería en el océano Índico, misión que ya ha sido prorrogada al menos hasta finales de este año.
El acto ha tenido lugar esta mañana en el Cuartel General de la operación Atalanta, situado en Northwood (Reino Unido), según ha informado el Estado Mayor de la Defensa, que ha indicado que Bauzá Abril releva así al contralmirante alemán Jean Martens.
Por su parte, el contralmirante de la Royal Navy Bob Tarrant continuará al frente del mando de las fuerzas navales de la UE en Somalia (EUNAVFOR), mientras que la fuerza desplegada en zona de operaciones se encuentra bajo el mando del contralmirante francés Hervé Bléjean a bordo del buque anfibio francés 'FS Siroco'.
España es uno de los principales contribuyentes a la operación Atalanta, ya que mantiene actualmente desplegados en la zona al destacamento del Ejército del Aire 'Orion' en la República de Yibuti, vecina de Somalia, y al Buque de Acción Marítima (BAM) 'Tornado'.
Los cometidos del segundo comandante son apoyar al comandante de la operación en la dirección del día a día y ejercer el mando, por ausencia o delegación de su superior, cuando sea necesario. El contralmirante Bauzá tendrá como principal responsabilidad actuar como asesor principal de Tarrant en asuntos operativos.
El cuartel operacional que dirige la misión se encuentra en la localidad británica de Northwood y está compuesto por 140 militares de distintos países de la UE, de los cuales nueve de ellos son españoles.
La operación Atalanta se puso en marcha en diciembre de 2008 y en un primer momento el objetivo era la lucha contra la piratería y el robo a mano armada en aguas de Somalia, si bien hace casi dos años la UE acordó la extensión del mandato de la misión hasta finales de 2014 para también proteger a los buques del Programa Mundial de Alimentos y los que dan apoyo logístico a la misión de la Unión Africana (AMISON), así como al tráfico marítimo vulnerable.
España mantiene 137 militares desplegados en Atalanta, distribuidos entre los medios aéreos y marítimos que aporta a esta operación, que ha supuesto un coste en 2013 de 142,1 millones de euros. En 2014 no se prevén grandes cambios, ya que, como confirmó el ministro, "está previsto mantener un avión de patrulla marítima y un buque de la Armada".