Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La empresa americana contratada por Defensa comienza la búsqueda del helicóptero militar accidentado en Canarias

El buque EDT 'Ares' de la empresa estadounidense Phoenix International Holding, contratada por el Ministerio de Defensa para localizar y recuperar los restos del helicóptero 'Súper Puma' del Ejército del Aire accidentado en Canarias el pasado 19 de marzo, ha comenzado este miércoles las labores de búsqueda.
Según ha informado el Ministerio de Defensa en un comunicado, el buque, que llegó ayer a Canarias, partió sobre las dos de la pasada madrugada del Arsenal de Las Palmas, en Gran Canaria, rumbo a la zona donde desapareció la aeronave, que se calcula que está sumergida a una profundidad de unos 2.500 metros.
El 'Ares' realizará, en una primera fase, los procedimientos de búsqueda de los restos de la aeronave, y en una segunda fase, una vez localizado el helicóptero, procederá a su recuperación siempre y cuando "esto sea viable", según explica Defensa.
El barco de Phoenix International se ha unido así a la búsqueda que ya había iniciado la semana pasada el buque de la Armada 'Malaespina' para adelantar los trabajos de localización de la aeronave y de los cuatro tripulantes que continúan desaparecidos: el capitán Daniel Pena Valiño, los tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván y el mecánico sargento Carlos Caramanzana Álvarez. El quinto tripulante, el sargento Johnander Ojeda, fue rescatado con vida a los pocos minutos del siniestro.
MEDIOS ESPECIALIZADOS EN "RECUPERACIÓN BAJO EL AGUA"
Defensa ha recurrido a los servicios de la empresa Phoenix International debido a la "complejidad y dificultad que entraña este tipo de rescate a grandes profundidades", lo que hace necesario recurrir a "medios y material muy especializados de los que no dispone el buque 'Malaespina'".
Según el departamento que dirige Pedro Morenés, la compañía norteamericana tiene "gran experiencia en este tipo de actividades y un referente mundial en la localización y rescate". Fundada en el año 1997, dispone de variedad de sistemas de buceo, tanto tripulados como no tripulados, para llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate desde la superficie hasta profundidades de 6.000 metros, según se indica en su página web.
Concretamente, una de las tareas a las que se dedica esta compañía es a la "búsqueda y recuperación bajo el agua", y ha participado en las labores de rastreo de los restos de aviones accidentados en el mar. Uno de los más recientes fue el vuelo 447 de Air France, que en junio de 2009 partió de Río de Janeiro con destino a París y se estrelló contra el océano Atlántico con 228 personas a bordo. Actualmente colabora con la Marina de Estados Unidos en la búsqueda de los restos del avión malasio desaparecido el pasado 8 de marzo.