Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez decreta la apertura de juicio oral contra el doctor Vela por un caso de 'bebés robados'

El Juzgado de Instrucción Número 46 de Madrid ha comunicado a la Fiscalía y a la partes personadas que formulen escrito de acusación para apertura de juicio oral contra el ginecólogo Eduardo Vela imputado por presuntos delitos de suposición de parto, falsedad en documento público y de adopción ilegal en uno de los casos conocidos como 'bebés robados'.
En un auto, el juzgado considera que existen motivos suficientes para incoar procedimiento abreviado, fase previa al juicio oral, y solicitar escritos de acusación de que se produjo una adopción ilegal. También se imputa en este caso a la receptora del bebé robado.
El caso versa sobre supuestos hechos 1969 cuando el doctor Vela comunicó a la otra investigada --Inés P y a la que conocía por amigos comunes-- que acudiera en la clínica 'San Ramón' para entregarle una bebé recién nacida que no era suya para que actuase como la madre biológica.
Supuestamente, Vela expidió un certificado médico de nacimiento falso en el que se estipulaba a Inés P. como la madre biológica de la recién nacida. La propia acusada, según el auto, confirmó el relato descrito en sede judicial aparte de una prueba de AND que estipula que Ones P. no es la madre biológica. Además, señaló que fue el doctor que le entregó a la niña.
"También narró que el doctor Vela le pidió que simulara un embarazo y cómo le dijo que si la niña se ponía enferma ni fuese al médico sino que le llamase a él", agrega el auto.
Por su parte, Vela ya compareció como imputado en la causa abierta a raíz de la denuncia interpuesta por Inés Madrigal. En su declaración en junio de 2013, se desvinculó de su implicación en el robo y aseguró que si alguien hizo algo sería la matrona.
El ginecólogo siempre mantuvo ante las madres que acudieron a su consulta para pedirle explicaciones que los libros de los registros de partos y otros tipo de archivos se habían quemado, pero recientemente manifestó que los tenía su socio Manuel F.M.