Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mossos defienden la "correcta" reducción en plaza Molina del actor que murió poco después

Aseguran que no le golpearon ni percibieron ningún brote psicótico
Los seis mossos d'Esquadra que redujeron al actor Alfons Bayard en la plaza Molina de Barcelona el 2 de abril, fallecido poco después, han defendido este lunes como testigos ante el juez que su actuación fue correcta, que en todo momento se ciñeron al protocolo y que no le golpearon.
Según han explicado fuentes judiciales, han sostenido ante el titular del Juzgado de Instrucción 10 de Barcelona que la reducción fue difícil porque mostró un comportamiento agresivo y violento: quisieron hablar con él, se resistió, empujó la mesa de la terraza donde estaba, y ahí comenzó la actuación policial.
Los agentes sostienen así la misma versión que dieron a la unidad de Asuntos Internos de los Mossos, y han asegurado que no percibieron ningún brote psicótico en el hombre, porque el camarero que los llamó no les dio explicaciones suficientes para llegar a esta conclusión.
En una atención a los periodistas a las puertas de la Ciudad de la Justicia tras la declaración de los policías, el abogado de la familia, Francisco Bonatti, ha considerado desproporcionada la reducción y ha puesto en duda esta versión: "Cualquier persona que vea un brote psicótico se da cuenta. Ellos no vieron absolutamente nada".
El abogado ha detallado que, cuando llegaron los agentes, Bayard llevaba tres horas y media en la terraza con una sola consumición --desde las 15 horas hasta las 18.30-- "incomodando a la gente pero sin comportamiento violento".
"Tú no tienes a una persona tres horas y media en la terraza de un bar si tiene un comportamiento violento. Habría llamado a los Mossos mucho antes", ha sostenido el abogado en referencia a la actuación del camarero.
EPISODIO EN COLLSEROLA
También ha explicado que por la mañana el actor había tenido un brote psicótico --del que se trataba aunque le habían disminuido la medicación-- cuando trabajaba como voluntario paseando animales de la perrera por Collserola, al hablar de conspiraciones y del fin del mundo, pero tras una atención médica "lo superó y volvió a su casa".
Pese a que la autopsia preliminar concluyó que el cuerpo no tenía golpes de consideración, el abogado sostiene que no murió de muerte natural: "¿Por qué ocurrió? Es lo que tenemos que averiguar; de algo ha tenido que morir".