Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El jurado deliberan sobre si Ezkurdia asesinó con alevosía a Koldo Losada o fue homicidio bajo efectos del alcohol

Acusaciones mantienen la petición de 20 años de cárcel por asesinato y la defensa admitiría de 2 a 5 años por homicidio con atenuantes
Los nueve miembros del jurado popular en el juicio contra Juan Antonio Ezkurdia por el crimen de su marido, el actor vasco Koldo Losada, han comenzado este miércoles las deliberaciones para determinar si el acusado cometió asesinato con alevosía, como mantienen Fiscalía y acusación particular, o fue un homicidio con atenuantes, como admitiría la defensa, aunque pide la libre absolución al considerar que está "exento de responsabilidad criminal" a causa de su trastorno de dependencia del alcohol.
El magistrado que preside el juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Bizkaia desde el pasado 15 de febrero contra Ezkurdia, Juan Mateo Ayala, ha dado este miércoles las instrucciones y ha procedido a la entrega del objeto del veredicto al jurado, cinco hombres y cuatro mujeres, a quienes ha recomendado que "se tomen su tiempo". "Estoy en el convencimiento de que tomarán sus decisiones con la suficiente tranquilidad y la actitud adecuada para la responsabilidad que asumen", ha añadido.
Ayala ha recordado al jurado que la primera de las cuestiones que será sometida a su criterio será "la de la prueba de la participación en los hechos que se le imputan". De esta forma, se plantea si los hechos "han sido ejecutados por Juan Antonio Ezkurdia, como sostienen las acusaciones, o si no hay prueba de ello, como sostiene con carácter principal la defensa".
Tras precisar que las pruebas pueden ser "directas o indirectas (indicios)", ha advertido que, "a veces, un hecho no ha sido visto por nadie, pero puede concluirse con seguridad absoluta que se ha producido, o bien que no se ha producido, gracias a la prueba de otros hechos que son consecuencia necesaria de aquel".
En este caso, ha explicado al jurado, han de valorar "si las pruebas derivadas de la existencia de vestigios recogidos por la policía y analizados científicamente, si las declaraciones de los testigos, de los peritos, permiten afirmar la ejecución de los hechos de los que viene siendo acusado" Ezkurdia.
La Fiscalía y la acusación particular sostienen que el asesinato se cometió con alevosía, que, según el Código Penal es "emplear en la ejecución medios, modos o formas que tiendan directa o especialmente a asegurarla, sin el riesgo que para su persona pueda proceder de la defensa por parte del ofendido", ha explicado el juez. Según ha precisado, el jurado "no tienen que declarar si hay alevosía, sino declarar probado o no probado la base de los hechos en que las acusaciones fundan la alevosía".
"Esa base es si Ezkurdia era consciente de que Losada estaba adormilado porque se encontraba bajo efectos de varios sedantes y que le golpeó en ese estado sin darle oportunidad de huida o de defensa, y que, además, lo hizo súbitamente. Eso es lo que se les pregunta", ha aclarado al jurado.
Otro de los elementos "nucleares" de este juicio, ha dicho, es "el pronunciamiento sobre el estado en que se encontraba el acusado en el momento de los hechos". "Si consideran que hay prueba de que el acusado acabó con la vida de Losada deberán pronunciarse sobre este aspecto", ha añadido el juez.
En ese sentido, ha recordado que las acusaciones "opinan que no hay prueba de que bebiera alcohol antes de la ejecución", y, por el contrario, la defensa estima que el acusado se encontraba o bien completamente ebrio, lo que unido a su patología previa y su dependencia del alcohol motivaría la anulación de su capacidad de conocer y de querer, y no sería culpable, o bien que estaba en un estado que disminuía notablemente dichas capacidades pero sin llegar a anularlas".
En el primer caso, ha precisado es un supuesto de "exención de responsabilidades" y "no se impone ninguna pena", mientras que en el segundo, "si consideramos que estaba en un estado de menor capacidad cognitiva y volitiva, es decir, sabía lo que hacía parcialmente, se llama causa de aminoración de la pena, es decir, solo es un atenuante".
El jurado también deberá pronunciarse sobre la reparación del daño causado al que la defensa indica que ha procedido Ezkurdia, poniendo a disposición de la familia su patrimonio porque "no tiene dinero". En este caso, el jurado deberá limitarse a si consideran o no esto acreditado en el acto del juicio.
En la última sesión del juicio, Ezkurdia aseguró que él "nunca" pensó ni planificó ni se le ocurrió "matar" a su marido, porque "no tenía ningún motivo", y dijo que está "seguro" de que no le hizo "daño".
PENAS
El Ministerio Fiscal mantiene su petición de 20 años de prisión para Ezkurdia, de 55 años de edad, al que acusa de asesinar con alevosía a su marido, el actor vasco Koldo Losada, de 54 años, el 19 de noviembre de 2014 en el domicilio conyugal. Además, pide que se indemnice a los tres hermanos de la víctima con 42.000 euros.
El ministerio público afirma que Ezkurdia se encontraba el 19 de noviembre de 2014 junto a su marido Koldo Losada en el domicilio de ambos, de la calle Lersundi. En una hora no determinada, el acusado, "con ánimo de acabar con la vida" de su marido, y aprovechando que éste "se encontraba adormecido" por la ingesta previa de medicinas contra el insomnio, "y sin darle oportunidad de huir o defenderse, le propinó diversos golpes en la cabeza con un objeto contundente y con alguna arista".
Como consecuencia de los impactos, la víctima sufrió traumatismos craneoencefálicos que le causaron la muerte por hemorragia cerebral traumática.
En su alegato final, realizado en la sesión del martes, la fiscal aseguró que "todas las pruebas, perfectamente recogidas, demuestran que el acusado es la persona que mató a Koldo Losada", y señaló que "cuando suceden los hechos en la casa solo hay dos personas, el acusado y la víctima" y, además, "antes de que se descubra el cadáver de la víctima", Ezkurdia "le cuenta a tres amigas que Koldo está muerto".
"Le dio múltiples golpes con un objeto contundente y con aristas en la cabeza, cuando sabe que está totalmente adormecido, hasta producirle la muerte y cuando una persona hace eso no tiene otra intención que la de matar", mantuvo, para asegurar que "cuando comete los hechos" no tiene "intoxicación etílica".
Por su parte, la acusación particular mantiene que Ezkurdia, "de forma sorpresiva e inesperada, con la voluntad de acabar con la vida de su marido, tomó un objeto contundente de forma alargada y le asestó con el mismo varios golpes en la cabeza a Losada, causándole la muerte por hemorragia cerebral traumática, originada por fuertes traumatismos craneoencefálicos".
Por ello, considera que los hechos son constitutivos de un delito de asesinato con alevosía, con la circunstancia agravante de parentesco, por lo pide 20 años de cárcel y 25.000 euros de indemnización a cada hermano de la víctima.
La acusación particular aseguró, en su alegato final, que Ezkurdia "ha mentido a todos" y es "un asesino confeso" con "memoria selectiva", y dijo que el arma "no importa" porque "tenemos el cadáver con los golpes mortales y al autor de la muerte".
DEFENSA
La defensa de Jon Ezkurdia, que ejerce la abogada Jone Goirizelaia, dice que los hechos "podrían ser constitutivos de un delito de homicidio", pero pide la libre absolución de su defendido al considerar que está "exento de responsabilidad criminal" a causa de su trastorno de dependencia del alcohol que hace que "no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión".
Así, admitiría el homicidio, y que se le aplique la pena menor para ese delito, de 2 a 5 años, con los atenuantes de "anomalía o alteración psiquiátrica" en el momento de los hechos, de que Ezkurdia ha procedido a reparar económicamente el daño causado, y de que el acusado ha manifestado su arrepentimiento "en caso de acreditarse los hechos que él no recuerda".