Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez destaca que los detenidos destruyeron pruebas y tres de ellos intentaron huir

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco pone de manifiesto en el auto en el que ordena el ingreso en prisión de los ocho detenidos en la operación contra el frente de 'makos' (cárceles) de ETA que los arrestados destruyeron pruebas y tres de ellos intentaron huir del despacho de abogados de Bilbao, en el que entró la Guardia Civil.
El magistrado, que imputa a todos los detenidos un delito de integración en organización terrorista, señala que los agentes encontraron "un pen-drive machacado conscientemente" y que, en contra de los sucedido en las 21 reuniones anteriores del órgano que integraban, el denominado Koordinadora Taldea (KT), sus miembros "aparecieron dispersos, destruyendo documentos".
Además, la Guardia Civil encontró "soportes informáticos de la dirección del KT escondidos en el interior de cojines de sofás y ordenadores con cables arrancados", así como "un churro o canutillo en papel cebolla" que contenía una comunicación que la dirección de ETA dirigió a sus presos en diciembre pasado.