Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez acuerda que los dos detenidos por el crimen de la anciana de Alhama (Murcia) ingresen en prisión

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Totana (Murcia) ha acordado el ingreso en prisión preventiva para los dos individuos, mayores de edad y de nacionalidad española, detenidos por el crimen de la anciana de 83 años, cuyo cadáver se encontró el pasado sábado degollado en su domicilio de Alhama.
En concreto, la juez les imputa un delito de asesinato y otro de robo con violencia, según informan fuentes judiciales. Las actuaciones están bajo secreto de sumario.
Un tercer detenido fue puesto en libertad, puesto que "no procedía su retención" según la propia investigación, menor de 18 años. Igualmente, hay un niño menor de 13 años que, en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, "no puede ser imputado", por lo que está en libertad. Este menor es una persona que formaba parte del grupo de amigos del pueblo con los que se reunía habitualmente.
El delegado del Gobierno, Joaquín Bascuñana, declaró este jueves que aunque la investigación sigue abierta, queda también "bastante claro" que el móvil del crimen fue el robo, y desde un principio se sospechó que pudieron ser sustraídas algunas joyas, si bien, "de escasa entidad".
Sobre las 12.00 horas del pasado sábado, 5 de abril, la Guardia Civil tuvo noticia de que el cadáver de una persona mayor había sido encontrado en su domicilio. Inmediatamente, la Benemérita puso en marcha el protocolo al ver que había sido una muerte violenta.
Tras los primeros informes y análisis, la Guardia Civil comprobó que "la muerte había tenido lugar sobre las 00.00 horas de la noche anterior", por lo que la anciana llevaba unas 12 horas sin vida desde que sucedió este crimen hasta que fue encontrada. La operación, denominada 'Malo', se puso en marcha inmediatamente y se abrieron todas las vías de investigación.
Lo primero que los agentes observaron es que la puerta de la casa fue abierta voluntariamente por la víctima, aunque Bascuñana ha reconocido que la cerradura de la vivienda sigue siendo inspeccionada al objeto de poder detectar "si ha habido alguna manipulación forzosa" aunque, a priori, "da la impresión de que había sido abierta desde el interior".
La inspección llevada a cabo en la vivienda se ha prolongado por espacio de tres días y, por lo tanto, ha sido una inspección "minuciosa".