Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En libertad los seis detenidos en Santiago en relación a altercados durante protestas del cerco

La causa se sigue por desorden público, daños y atentado, pero no hay imputaciones individualizadas
Los seis detenidos el lunes en relación a su supuesta participación en altercados durante las movilizaciones del sector del cerco el pasado 11 de marzo en Santiago de Compostela han quedado este martes en libertad tras pasar a disposición judicial.
Según han informado fuentes judiciales, los seis arrestados quedaron en libertad tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción Número 1 de Santiago de Compostela, en funciones de guardia.
La causa se sigue, en principio, por desorden público, daños y atentado, pero no hay imputaciones individualizadas, según ha concretado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).
Los detenidos quedaron en libertad sin medida alguna, medidas que no fueron solicitadas tampoco por la Fiscalía, según puntualizan las mismas fuentes judiciales.
Ahora, este asunto pasará al Juzgado de Instrucción Número 3 de la capital de Galicia, que estaba de guardia en el momento de los hechos.
HECHOS
Los detenidos, relacionados con el movimiento independentista radical y el anarquismo, habían sido arrestados, según indicó la Policía, por desórdenes públicos, atentado a agentes de la autoridad, lesiones y daños.
De hecho, la Policía había desvinculado las detenciones de los propios marineros del sector del cerco, que el 11 de marzo llegaron hasta el Parlamento de Galicia para reivindicar un nuevo reparto de la cuota de la caballa y el jurel en una manifestación que acabó con un enfrentamiento entre manifestantes y policías en las calles de la capital gallega.
Estas seis personas, según la Policía, se corresponden con las personas que serían "responsables de los grandes altercados" de la protesta de aquel día y son "conocidas" por su "pertenencia al anarquismo e independentismo radical violento".
El 11 de marzo en Santiago, un grupo de personas que acudió a la manifestación, la cual modificó su recorrido y de las dependencias de San Caetano se desvió al Parlamento, según sostiene la Policía, "intentó romper el cordón policial, arrojando botellas y piedras a los funcionarios policiales y llevando a cabo la quema de varios contenedores".
En este sentido, la Policía recuerda que la "violenta actuación de un sector de la movilización provocó la intervención policial, produciéndose diferentes incidentes en las zonas aledañas" a la Cámara autonómica, donde "grupos radicales montaron barricadas y produjeron daños en el mobiliario público".
Como consecuencia de los hechos resultaron heridos ocho agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y se detuvo a tres personas, las cuales pasaron a disposición del juzgado de guardia esa misma tarde, tras lo que quedaron en libertad con cargos.