Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los detenidos en la operación antiyihadista enviaban armas a terroristas de Siria e Irak

La intervención arrancaba de madrugada para sorprender a los implicados. Un despliegue simultáneo en siete puntos: Ceuta, Onteniente, en Valencia y en Alicante, la capital, además de Crevillente, L´Alquería D´Ansar, Muro d´Alcoi y Alcoy. 15 registros y 7 detenidos ha sido el balance de la operación, que aún está abierta. El cabecilla de la célula desarticulada dirigía un complejo empresarial con el que enviaba vía marítima material desde España a zonas en conflicto. "Favorecía directamente la continuidad y el reforzamiento de las estructuras terroristas en Siria e Irak", ha explicado el ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz. Lo que hacía era camuflarlo como ayuda humanitaria. Escondía, entre enseres de todo tipo, armas, componentes para fabricar explosivos, equipos electrónicos y de transmisiones y dinero. De hecho, financiaba y blanqueaba capitales. Las investigaciones de la Policía Nacional comenzaron en 2014, al detectar que se asentaron en España y ésta ha sido la primera gran operación de 2016, con la que son ya 611 los arrestados en España desde los atentados del 11-M.