Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los españoles rescatados en Malasia: "La Marina estuvo muy cerca nuestra pero no nos llegó a localizar"

Cuentan que se alimentaron de peces y los moluscos que se pegaban al barco y destilaban agua con bolsas
El español rescatado después de pasar diez días a la deriva en Malasia ha contado que durante su odisea vieron "muchos barcos" y no entendían cómo no los podían ver. "El segundo día nos vio un avión, luego vino La Marina que estuvo muy cerca nuestra pero no nos llegó a localizar pero nosotros seguíamos con la confianza de 'bueno mañana vendrán'", ha explicado.
En una entrevista en COPE, recogida por Europa Press, David Hernández y su mujer, Marta Miguel, han confirmado que se encuentran "con fuerzas y con ganas" y han narrado cómo han sido para ellos los diez días que han pasado a la deriva después de volcarse el barco en el que viajaban a Borneo, una isla del Archipiélago malayo.
"Estábamos como a cinco minutos en barco de llegar a la costa", ha dicho, explicando que esa zona "es una confluencia de dos mares" y a esa hora había un fuerte oleaje, "con tan mala suerte que vino una ola grande, se giró (el barco)" y cayeron todos al agua. "Le dimos la vuelta al barco, sacamos toda el agua, fueron casi dos horas y se nos hizo de noche ya exhaustos", ha explicado, añadiendo que "ahí fue cuando empezó toda la odisea".
Desde que el pasado 2 de mayo que se les perdiera la pista, David ha contado que no hubo "ningún momento" en el que les entrara el pánico y que "siempre había esa esperanza, ese ánimo, esa supervivencia". Además, ha explicado que su mujer, Marta Miguel, él y los otros dos acompañantes de origen malasio se han estado alimentando a base de peces y de los moluscos que se quedaban pegamos en el barco.
"El mar es implacable pero fue generoso con nosotros y nos metió la tercera noche en el barco tres pececitos voladores a los que al menos les pudimos dar un bocado", ha dicho. "Hasta el sexto o séptimo día no pudimos comer nada más", ha recordado, añadiendo que a uno de sus compañeros "se le ocurrió la idea de comer los pequeños moluscos que se van haciendo debajo del barco, esos pequeños mejillones, hasta que encontró un palo también que iba a la deriva con un montón de mejillones".
LECCIONES DE PELÍCULA
A la hora de hidratarse, David cuenta que fue a Marta a la que se le ocurrió la idea de destilar agua porque lo vio en una película. "No lo tenía muy claro pero me sonaba de haberlo visto en algún sitio de un náufrago que tenía que hacer esto para beber agua y no tenía muy claro si era con el rocío o con el agua pero como teníamos tanto tiempo nos pusimos a hacer inventos", ha explicado Marta.
"Al principio con los vidrios estos templados que se ponen en la pantalla del móvil lo utilizábamos como placa para que las gotitas (que se evaporaban de una bolsa de agua) se quedaran pegadas y al final acabamos mejorando el método y acabamos usando otra bolsa de plástico entera, que tenía mas cantidad de agua. Haciéndolo cada hora cuatro veces, pues todos podíamos beber cada hora una vez", ha contado Marta.
David ha explicado que cuando vieron acercarse al barco de pescadores vietnamitas que los rescataron no sabían "si llorar o reír". "Nos subieron al barco, nos ducharon, nos lavaron, a mí me dieron un masaje en el brazo, nos dieron de comer y de beber", ha explicado. "La verdad que esta gente se portó muy bien con nosotros", ha concluido.
Por último, el joven ha explicado que durante todo el tiempo que han estado a la deriva, se acostaban "con el miedo y la frustración" de que sus familias no tuvieran noticias suyas. "Teníamos más miedo de eso que de nosotros mismos", ha declarado. "Con todo el despliegue que se ha hecho que nos hemos dado cuenta ahora la verdad que le damos las gracias a todo el gobierno de Malasia, de España, a toda nuestra familia y a todo el mundo", ha agradecido.