Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La esposa de Berlusconi dice que se ha desprestigiado su dignidad y su matrimonio

Imagen de archivo fechada el 24 de mayo de 2005 en la que aparece el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi con su esposa Veronica Lario en la plaza de San Pedro en Ciudad del Vaticano. EFE/Archivotelecinco.es
Verónica Lario afirma que, desde que se conociera públicamente, a principios de pasado mes de mayo, su intención de divorciarse del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se ha desprestigiado su dignidad personal y la historia de su matrimonio.
"En estas semanas he asistido en silencio, sin reaccionar mediáticamente, al brutal desprestigio de mi persona, de mi dignidad y de mi historia conyugal", denuncia Lario en una escueta carta publicada hoy en el diario milanés "Corriere della Sera".
"Lo cierto -añade- es que nadie se ha aproximado de cerca a la verdad de la relación entre mi marido y yo, ni a la razón por la que he tenido que recurrir a la prensa para comunicarme con él".
Los medios de comunicación italianos informaron en los primeros días del mes pasado de la intención de Lario de solicitar el divorcio de Berlusconi, después de que se mostrara en contra de la intención de su esposo de incluir a bellas jóvenes en las listas de su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL), para las elecciones europeas.
La decisión de la esposa del primer ministro de solicitar el divorcio llegó también después de conocerse que Berlusconi acudió a la fiesta de cumpleaños de Noemí Letizia, la joven de 18 años cuya relación con el mandatario, aún sin aclarar del todo, ha desatado la polémica en Italia.
"Lo cierto es que yo siempre lo he amado (a Berlusconi) y que he organizado mi vida en función de mi matrimonio y de mi familia", concluye Lario en la carta enviada al "Corriere della Sera".