Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exconsejera Montserrat Tura no descarta la independencia, pero avisa del riesgo de salir de la UE

La exconsellera de Justicia e Interior y exdirigente del PSC, Montserrat Tura, defiende en su libro 'Estirant el fil. Quan el PSC va abandonar el catalanisme' (Pòrtic) que la relación entre Cataluña y el resto de España debe ser "una unión basada en la libertad" pero no descarta la secesión. "No puedo asegurar que la solución sea la independencia", concluye ante la actitud que viene manifestando el Estado ante el proceso soberanista.
Aunque su modelo es "establecer una reunión bilateral inspirada en la unión libre de los pueblos que conviven juntos porque así lo quieren", abre así el camino a la independencia en el capítulo final del libro, que se presentará este lunes en Barcelona.
Tura quiere dejar claro que no es una "disidente", sino coherente con la trayectoria histórica del PSC y con el pensamiento de quienes han sido sus caras visibles, entre ellos el expresidente de la Generalitat Pasqual Maragall.
"Estoy en el mismo lugar del que el PSC no debería haberse movido nunca. Cuando ha abandonado el catalanismo, el 'nuevo PSC' ha obtenido los peores resultados electorales", según Tura, que reprocha a la actual dirección su estrategia política.
SEGUIR EN EUROPA
Recalca que su apuesta no es la ruptura con el resto, pero no descarta este escenario si el Estado sigue sin mover ficha, aunque detalla que la secesión cuenta con "obstáculos serios". "En ningún caso, por ejemplo, nos podríamos permitir quedar fuera de la Unión Europea, ni por vocación histórica ni por nuestra vinculación a la causa europea", puntualiza.
En cualquier caso, aunque el escenario político sea incierto --dice--, cualquier escenario requiere de "una gran movilización de los catalanes".
También concreta su anhelo, que pasa por un pacto bilateral y una "unión libre", y que va más allá de la Declaración de Granada, el documento que en 2013 suscribió el PSOE y que detalla su modelo territorial federal.
Tura considera "imprescindibles" otras demandas, como el reconocimiento explícito de la plurinacionalidad del Estado, las relaciones bilaterales entre el Gobierno central y la catalán, el principio de ordinalidad y la equiparación del modelo de financiación catalán al sistema vasco y navarro.
Para ella, todo eso debe ir acompañado también de un "cambio de cultura política" y del modelo económico, cuya última finalidad es servir a los ciudadanos y avanzar hacia una sociedad más igualitaria.
PSC: "NÚCLEO ASUSTADO"
Tras reivindicar que no está sola y que hay mucha gente que apoya sus tesis, defiende que las políticas sociales y la identidad catalana deben ir de la mano, y lamenta la actuación de los 'capitanes' que tomaron el control del partido en 1994 en el congreso de Sitges: en su opinión fueron desleales con Pasqual Maragall y también con el también expresidente de la Generalitat José Montilla.
Según Tura, el PSC ha pasado de ser un partido plural, abierto y vanguardista a ser "un núcleo asustado que no sabe interpretar los sentimientos y los anhelos de la sociedad que dice que quiere representar".