Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exconsejero de la Junta en prisión por los ERE se negará a declarar ante el Parlamento andaluz para evitar un circo

La defensa del exconsejero de Empleo Antonio Fernández asegura que este se negará a declarar ante la comisión parlamentaria de investigación de los ERE si continúa en prisión para la fecha, pues quiere evitar "semejante circo".
Según ha asegurado este jueves a Europa Press la defensa de Fernández, Alfonso Martínez del Hoyo, su comparecencia "no se va a producir en ningún caso" si este continúa en prisión en la fecha señalada para la declaración ante la comisión de investigación --24 de agosto--, puesto que esto supondría un "grave daño a su derecho de imagen".
"Que mi cliente acudiera a comparecer ante la comisión implicaría una lesión añadida a su imagen a la que ya padece", señalaba Del Hoyo, razón por la cual el consejo de la defensa es negarse a acudir a tal comparecencia, ya sea en persona o a través de videoconferencia. "No se va a prestar a semejante espectáculo". "Él es dueño de su persona y puede decidir si acudir o no hacerlo".
"Se ha avanzado mucho, sin embargo estamos muy lejos", señala Del Hoyo, quien ve posible que su cliente continúe en prisión durante la fecha señalada para su comparecencia ante la comisión de investigación creada en el Parlamento de Andalucía sobre las ayudas sociolaborales concedidas entre 2001 y 2010, el próximo 24 de agosto.
Según ha informado Del Hoyo, la situación actual del exconsejero de Empleo en relación con el pago de la "desmesurada" fianza de 450.000 euros impuesta por la jueza Alaya, es todavía "incierta".
Desde el momento en el que se conoció la cantidad de la fianza exigida a Fernández para su salida de prisión provisional, se ha producido una "ola de solidaridad" totalmente espontánea, según señala su defensa, por parte de militantes que han aportado pequeñas cantidades de dinero como contribución voluntaria al pago de la fianza.