Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La defensa de una exdirectora de Cacsa: "Urdangarin era absolutamente honorable, qué recelo podía despertar"

La defensa de la exdirectora de gestión de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) Elisa Maldonado ha manifestado que cuando la entidad decidió contratar al Instituto Nóos, junto a la Fundación Turismo Valencia Convention Bureau (FTVCB), para la celebración de los denominados Valencia Summit, ha manifestado que Iñaki Urdangarin era entonces "una persona absolutamente honorable, qué recelo podía despertar que me dijeran que era un tema relacionado con él".
Así lo ha señalado la abogada Luisa Gurillo durante la exposición de su informe final en el juicio del caso Nóos, en la que ha defendido la actuación de su patrocinada y ha alegado la inexistencia de delito alguno en el marco de estos hechos. En este contexto, ha recordado cómo "todos los testigos de Cacsa" que han comparecido en la vista oral afirmaron que "se hacían cientos de eventos" de estas características, desvinculándose de cualquier tipo de irregularidad y solicitando la absolución de su patrocinada.
En su declaración, Maldonado aseguró que "nunca, en la vida, nadie me advirtió de que las cosas se habían hecho mal" en relación con los Summit, por los que el Instituto Nóos cobró hasta 3,6 millones de euros públicos pese a que, tal y como consta en el sumario del caso Nóos, el coste real de los mismos fue de 910.668 euros.
De hecho, al ser preguntada acerca de si alguna auditoría o área de intervención le avisó de posibles irregularidades, Maldonado incidió en que nadie le dijo nada al respecto y que, de haber sido así, "hubiéramos paralizado el procedimiento".
Por su parte, la letrada del exdirector general de Cacsa José Manuel Aguilar también ha defendido la inocencia de éste y ha subrayado que desde la empresa pública no hubo ningún tipo de instrucción para que se celebrasen los Summit, sino que "la idea y diseño de los mismos corrieron a cargo del Instituto Nóos". "Cacsa fue un mero colaborador, no organizador, en una actividad más de promoción de su imagen, entre otras muchas", ha remarcado.
LA DEFENSA DE AGUILAR ALUDE A BARBERÁ Y A CAMPS
Sobre el papel de Aguilar, la abogada, Josefa Rosselló, ha desvinculado al exalto cargo de las negociaciones de los eventos puesto que éstas ya se habían producido previamente: "Se habla de determinadas reuniones que al parecer habrían existido entre la entonces alcaldesa, Rita Barberá, el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y Urdangarin, contactos en los que mi mandante no tuvo la más mínima intervención ni conocimiento hasta que resultó involucrado en este procedimiento judicial".
Junto a Maldonado y Aguilar, las defensas de los demás exaltos cargos valencianos -el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau, el también exdirector general de Cacsa Jorge Vela y el exsecretario autonómico de Eventos Luis Lobón- también reclaman su absolución en este proceso.