Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exdirigente del PNV Alfredo de Miguel defiende su "inocencia" y denuncia la "estrategia perversa" de la Fiscalía

Asegura que el Ministerio Público, que le considera responsable de una trama de corrupción, le acusa sin aportar "prueba" alguna
Alfredo de Miguel, ex 'número dos' del PNV en Álava y principal imputado en una presunta trama de corrupción por la que se investiga a una veintena de excargos y personas relacionadas con el partido 'jeltzale', ha reafirmado su "absoluta inocencia", y ha acusado a la Fiscalía de Álava, que pide que sea condenado a 55 años de cárcel, de protagonizar una "estrategia perversa" al no haber presentado "prueba" alguna en su contra.
De Miguel, a través de un comunicado, ha criticado este sábado la "cadena de elucubraciones gratuitas", en la que, según ha dicho, se basa el escrito de acusación dado a conocer este pasado viernes por el fiscal jefe de Álava, Josu Izaguirre.
El fiscal acusa al antiguo 'número dos' del PNV alavés de ser el "dirigente" de una asociación ilícita dedicada al cobro de comisiones ilegales por la concesión de contratos públicos y a otras actividades delictiva. Además, solicita que se le imponga una fianza de 15 millones de euros.
De Miguel ha censurado las "desorbitadas peticiones de penas y fianzas" realizadas por la Fiscalía de Álava, que también pide condenas de más de 30 años para otros imputados, como los exdirigentes del PNV Aitor Telleria y Koldo Ochandiano.
A juicio del principal imputado en esta causa, el escrito del Ministerio Público supone "un paso más y un giro de tuerca extremo en una estrategia perversa que se inició hace ya más de seis años", cuando comenzó la investigación judicial en torno a esta presunta trama corrupta.
DERECHOS "VULNERADOS"
De Miguel ha denunciado también las "infracciones procesales" y la "vulneración de derechos" que, a su juicio, se están produciendo en este proceso. Además, considera que la Fiscalía no ha presentado "ni una sola prueba que demuestre el enriquecimiento personal o colectivo" de los imputados. Todo ello, según dice, pese a que ese supuesto enriquecimiento sea "el núcleo esencial del discurso" empleado por el Ministerio Público.
"Si se acusa de haber formado una 'trama' para cobrar comisiones ilegales, lo mínimo es señalar dónde está el dinero supuestamente recaudado" y "a favor de quién" se han dirigido dichas sumas, ha afirmado.
"FABULACIONES"
De Miguel ha lamentado que esta causa se haya construido a partir de "fabulaciones" y mediante la construcción de relatos sobre la base de la "deformación de la realidad de las cosas". Asimismo, ha criticado que en el escrito de acusación se haya "apartado todo lo que no conviene" al relato establecido, como -según afirma-- se ha hecho con "el conjunto de documentos y datos aportados por las defensas"--, para "acomodar todo ello a la historia que se tiene preconcebida".
"Parece que el escrito de acusación se ha hecho más pensando en la opinión pública, que en el Tribunal que tendrá que valorarlo en su momento", ha denunciado. De Miguel ha asegurado que "buena parte" de los abogados y procuradores que intervienen en la causa han conocido el escrito de acusación después que los medios de comunicación.
El principal imputado en el proceso confía en que cuando se celebre el juicio oral, "a nada que se respeten las garantías y reglas del proceso penal, se verá quién elucubra y quién no; quién no ha actuado conforme a la legalidad y quién sí; quién deberá responder de sus actos y quién no". De Miguel ha reafirmado su "absoluta inocencia" de todos los hechos de los que se se le acusa.