Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La expresidenta del Parlamento catalán (Demòcrates) pide la independencia respetando la ley y sin declaración unilateral

Demòcrates fija las municipales de 2019 como primer objetivo electoral
La expresidenta del Parlament Núria de Gispert (Demòcrates de Catalunya) ha defendido este miércoles que el proceso hacia la independencia de Catalunya debe hacerse respetando la legalidad, y sin una declaración unilateral de independencia (DUI), sino negociando con el Gobierno central.
"Si nos interesa que en Europa nos sigan y que en un determinado momento nos den apoyo, lo tenemos que hacer todo dentro de la legalidad", ha afirmado en un encuentro con periodistas en el distrito de Gràcia, junto al concejal de CiU en Barcelona Gerard Ardanuy (Demòcrates) y el portavoz de Demòcrates en Gràcia, Eugeni Rodoreda.
Así, ha defendido negociar con el Estado: "Sería lo mejor porque no tendríamos problemas. Cuando vamos al límite es porque no ha habido nadie con quien hablar".
Preguntada por la conveniencia de un referéndum, ha recordado que "se intentó y no se consiguió" cuando el Parlament pidió que el Congreso aprobara transferir a la Generalitat la competencia para convocar uno.
OBJETIVO: MUNICIPALES DE 2019
Ardanuy ha destacado que el objetivo de Demòcrates es presentarse a las elecciones municipales de 2019 y que aprovecharán "la pausa electoral para poner las estructuras" y organizar el partido, tarea que debería realizarse en febrero, según de Gispert.
Que Ardanuy ya sea concejal en Barcelona --en las municipales aún no se había roto CiU ni se había creado Demòcrates-- lo ha valorado como "tener ya un pie en el Consistorio, que permite hacer camino en el futuro".
CiU DE BARCELONA, OTRA CONFLUENCIA
Ardanuy, que es presidente del Distrito de Gràcia, ha aseverado que los tres partidos que conforman el grupo municipal de CiU --CDC, Demòcrates y Unió-- comparten el mismo proyecto de ciudad y que, por tanto, hay una relación "cordial y colaborativa" entre los ediles.
"Somos una confluencia y esto ahora parece estar de moda", ha bromeado Ardanuy, que fue concejal de Educación en el mandato de Xavier Trias.
RELACIÓN CON CDC
De Gispert ha dicho que la formación está "dispuesta a hacer coaliciones cuando sea necesario" pero ha reiterado que descartan fusionar el nuevo partido con el que resulte de la refundación de CDC.
"Nunca nos fusionaremos", ha sentenciado, y lo ha justificado porque, si ésta fuera la intención, se hubieran integrado directamente al partido de Artur Mas tras dejar Unió.
Sobre el futuro del partido, los tres han destacado que el 40% de sus voluntarios --así llaman a sus militantes-- no provienen de ninguna formación política anterior y han reivindicado el centro moderado independentista como el espacio que prevén representar.