Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exresponsable del alumbrado de Valladolid acepta un 1 año de cárcel por vender casi 4.000 kilos de cable

Se quedó con los más de 6.000 euros que obtuvo por el material en una chatarrería
El que fuera encargado del alumbrado público del Ayuntamiento de la capital, Ricardo A.M, ha sido condenado a un año de prisión por un delito de malversación cometido en 2014 al vender a un chatarrero, sin autorización municipal, casi 4.000 kilos de cableado y no ingresar el dinero obtenido, cerca de 7.000 euros, en las arcas del Consistorio.
El juicio previsto hoy en la Audiencia de Valladolid no ha llegado a celebrarse debido a la sentencia de conformidad pactada entre las partes, después de que el procesado reconociera los hechos y aceptara una pena de un año de prisión y cuatro de inhabilitación para cargo o empleo público de responsable de cualquier servicio de gestión municipal, en lugar del año y diez meses de privación de libertad y los cuatro de inhabilitación que solicitaba inicialmente el Ministerio Fiscal, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.
En concepto de responsabilidad civil, el condenado, cuya sentencia es ya firme, habrá de indemnizar al Consistorio con 6.984 euros, cantidad que Ricardo A.M. ya había consignado previamente en sede judicial.
Además, y dado que el condenado carece de antecedentes penales, el tribunal ha acordado suspender la ejecución de la condena en lo relativo al ingreso en prisión, de conformidad con la defensa y la acusación pública, con la advertencia realizada a Ricardo A.M. de que en el caso de que volviera a delinquir durante los próximos tres años estaría obligado a ingresar en prisión para cumplir el año de privación de libertad que le ha sido impuesto.
Los hechos se remontan al ejercicio de 2014, cuando el ya condenado, que no era funcionario sino que ocupaba un contrato laboral de relevo en la condición de encargado municipal del alumbrado público de Valladolid, presentó múltiples denuncias ante la Guardia Civil por la sustracción de cableado público.
CABLE ROBADO HALLADO EN UN PINAR
Fruto de las pesquisas realizadas, el Instituto Armado localizó el 11 de abril de ese año 3.880 kilogramos de cables de cobre en un pinar de Montemayor de Pililla que fueron depositados en la empresa 'Hierros Bayón S.L', sita en la carretera de Cogeces de Peñafiel. El material correspondía en parte al alumbrado público y la otra a cableado de viviendas de origen no determinado, posiblemente también sustraído.
La Benemérita se puso en contacto con el denunciante y éste, tras personarse el día 6 de junio de 2014 en instalaciones de 'Hierros Bayón', identificó todo el cobre como el sustraído del alumbrado público, incluido el que correspondía a viviendas, por lo que se le hizo entrega de la totalidad.
Fue entonces cuando Ricardo M.A, si conocimiento ni autorización de su jefe inmediato, Jesús Miguel M.P, a la sazón responsable-jefe del alumbrado municipal de Valladolid, gestionó la venta de dicho material con el dueño de la referida empresa, a quien advirtió de que tenía la orden de vender el cable a 2 euros el kilo y que si no era ese precio lo llevaría a otra chatarrería.
Así, Ricardo A.M. obtuvo finalmente un total de 6.984 euros que 'Hierros Bayón' le abonó el día 6 de junio de 2014 en tres cheques, cada uno de ellos por importe de 2.328 euros, y que incorporó a su patrimonio, en lugar de hacerlo en las arcas municipales.
Tras la incoación de las presentes diligencias, el procesado devolvió la totalidad del dinero. En su declaración inicial, Ricardo A.M. reconoció los hechos pero alegó que el dinero lo repartió entre mendigos y en cepillos de distintas iglesias.