Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los forenses dicen que en algunos féretros del Yak-42 encontraron restos de hasta 3 personas

El juez encargado del casoYak-42, Javier Gómez Bermúdez, a su llegada a la Audiencia Nacional
institución a la que hoy ha comunicado la embajada de Turquía en España que el equipo de autoridades judiciales turco no podrá declarar por videoconferencia en el juicio, como estaba previsto, por problemas técnicos. EFEtelecinco.es
El equipo de forenses encargado de la identificación correcta de los 30 militares fallecidos en el accidente del Yak-42 ha afirmado hoy que en algunos féretros desenterrados para la exhumación de los cadáveres se encontraron restos de hasta tres personas distintas a la del cuerpo principal.
Un grupo de forenses, integrado por 11 expertos, ha testificado por videoconferencia en el juicio que sigue la Audiencia Nacional contra tres altos mandos por la errónea identificación de 30 de los 62 militares fallecidos en el accidente aéreo ocurrido en Turquía el 26 de mayo de 2003.
El portavoz del equipo, Antonio Alonso, ha afirmado que en febrero de 2005, casi dos años después del siniestro, se confirmó que 21 de los cadáveres habían sido erróneamente identificados y en otros 9 casos fue imposible hacerlo porque habían sido ya incinerados.
Según los expertos, en algunas de las bolsas incluidas en los ataúdes desenterrados se encontraron restos de hasta tres personas distintas a las del cuerpo principal enterrado, es decir tres perfiles genéticos en el mismo ataúd.
Esta circunstancia se llegó a comprobar en al menos un ataúd, donde se encontraron restos de tres de los militares fallecidos.
Han explicado que el estado de putrefacción que presentaban los cuerpos exhumados impedía afinar las identificaciones, y han confirmado que las muestras tomadas en Turquía el día del accidente se correspondían con las tomadas posteriormente en España.
Los forenses ha señalado que las muestras se desarrollaron con tejido esquelético y han asegurado que los perfiles genéticos obtenidos un año y medio después son "iguales" a los obtenidos en Turquía el día del accidente.
El equipo de forenses se ha ratificado en los informes sobre identificación realizados en su momento.
También ha declarado como testigo Javier Barbero, experto psicólogo autor del informe psicológico sobre los efectos del accidente en las familias, quien ha afirmado que este tipo de duelos constituyen una de las alteraciones más traumáticas en la vida de una persona.
Este especialista ha recalcado que una muerte inesperada y violenta produce importantes efectos, que se amplían si a esta situación se suma la percepción de desconfianza hacia las autoridades en las que se había confiado.
Por último ha testificado el intérprete turco Temel Bal, a petición de la defensa de Vicente Navarro, uno de los tres acusados.
EL intérprete ha defendido la traducción correcta de los documentos y ha precisado algunas de las dudas sobre la traducción de términos como piezas dentales o anillo, expuestas por el letrado de Navarro.