Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La trama sumaba impuesto de sociedades e intereses a la cantidad que debía recuperar por pagos a corruptos

Estos "Planes financieros" se diseñaron para Parla, Torrejón de Velasco, Valdemoro, Móstelos, Alcalá, Collado y Almendralejo (Badajoz)
Los responsables de la trama "Púnica" que pagaron "mordidas" a varios responsables municipales de Madrid por los contratos de eficiencia energética de Cofely en estos municipios diseñaban "planes financieros" para que, a la hora de recuperar dichos pagos, los citados ayuntamientos incluyeran en las cantidades a pagar cada año lo correspondiente al impuesto de sociedades y un interés del 8 por ciento sobre este "pago a a la corrupción" que ellos habían adelantado.
Así lo explicó el "conseguidor" de la trama David Marjaliza en la declaración que realizó ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco a mediados de junio de 2015 en la que confiesa el 'modus operandi' de la organización cuyo cerebro era el exsecretario general del PP en Madrid Francisco Granados.
En su declaración, Marjaliza señala que era él quien personalmente adelanta estos pagos, como fueron los 500.000 euros que cobró Antonio Borrego, jefe de Gabinete del alcalde José María Fraile, del PSOE, por el contrato de 15 años realizado por Cofely en dicha localidad.
Estos "Planes financieros" se diseñaron para Parla, Torrejón de Velasco, Valdemoro, Móstoles, Alcalá de Henares, Collado y Almendralejo (Badajoz), entre otros, parte de los cuales corresponde a pagos realizados directamente por Marjaliza y otros a los gestionados por gente de Cofely.
En Alcalá de Henares, por ejemplo, este "plan financiero" se diseñó por 66.000 euros aunque el pago lo hizo directamente, con dinero de Marjaliza, el representante de Cofely Pedro García.
"Si adelanta por ejemplo en Parla 500.000 euros, como lo tengo que recuperar 'en oficial', lo que hago es aplicar el impuesto el 30 por ciento de sociedades y los intereses y lo repartíamos entre los 15 años de contrato, pues se quedaría en 800.000 y me pagan ciento y pico mil por año", explica Majarliza ante las preguntas realizadas por la fiscal Anticorrupción Teresa Gálvez. En Collado Villalba, la "mordida" adelantada fue de "doscientos y pico mil euros".
Este dinero se pagaba en efectivo, "la mayoría en billetes grandes", y Majarliza piensa que sus socios en Cofely, Pedro García y Constantino Álvarez, sacarían rédito de esta práctica por las "gratificaciones por objetivos" que la filial de la multinacional francesa les pagaba por los contratos realizados.