Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal pide al juez que levante la imputación de Calatrava por el Centro de Convenciones de Castellón

EUPV se opondrá a la petición del ministerio público y recuerda que "quedan todavía declaraciones de imputados"
El fiscal ha solicitado al juzgado de Instrucción número 5 de Castellón que levante la imputación judicial respecto del arquitecto valenciano Santiago Calatrava por el Centro de Convenciones al considerar que de lo actuado no se desprenden indicios de que haya participado en delito alguno en relación a los hechos por los que se sigue la causa.
Así, el ministerio público considera en su escrito que ha quedado acreditada una "discordancia" en relación al cumplimiento del contrato relativo a la construcción del Centro de Convenciones de Castellón entre Calatrava y la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana (SPTCV), considerando el arquitecto que se realizaron los trabajos que han acabado pagándose y la SPTCV que dichos trabajos no se ajustaban a lo contratado.
Según el fiscal, de la instrucción se desprende que el arquitecto realizó los trabajos encomendados y, a lo largo de los mismos, se realizaron diversas modificaciones que le obligaron a trabajar sobre las nuevas necesidades, que suponían un notable incremento de la superficie a edificar.
El ministerio público considera que no ha quedado acreditado, "ni siquiera a nivel indiciario", que Santiago Calatrava influyese en manera alguna para su elección como arquitecto contratista de la obra del Centro de Convenciones ni de que haya habido concierto alguno entre el mismo y SPTCV u otros funcionarios públicos.
El escrito indica que se han efectuado pagos que se considera que no eran procedentes porque se estima que no se había cumplido el contrato y que con ello se beneficia a Calatrava. "No hay más", ha afirmado el fiscal, quien considera que no puede deducirse de ello, al menos en este momento y sin perjuicio de lo que derive de la instrucción de la causa, la existencia de una conspiración al efecto de beneficiar a Calatrava o a terceras personas ni una voluntad tendente a infringir la ley.
HONORARIOS
El fiscal cree que el hecho de que se pagase a Calatrava sus honorarios, "por cierto, calculados con arreglo al presupuesto inicial de las obras, sin el sobrecoste", no es indicio suficiente por sí solo para mantener su imputación, aparte de que el arquitecto realizó los trabajos.
Por todo ello, el ministerio público pide que se levante la imputación judicial respecto de Santiago Calatrava por estimar que en este momento no concurren indicios que sustenten la misma, y ello sin perjuicio de lo que pueda derivar del trámite posterior de las actuaciones.
ESQUERRA UNIDA
Por su parte, Esquerra Unida, que ejerce la acusación popular en la causa, se opondrá a la petición del fiscal de archivar la imputación sobre Calatrava, según ha anunciado el diputado y portavoz adjunto de la formación en las Corts, Ignacio Blanco.
"No compartimos en absoluto sus apreciaciones exculpatorias de Calatrava cuando el proceso de instrucción todavía no ha concluido y cuando quedan todavía declaraciones de imputados para tomar, pruebas documentales por hacer y, sobre todo, cuando las palabras del propio arquitecto no dejaron ni mucho menos claro quién fue quien decidió contratarlo o por qué se le pagaron 2,7 millones de euros a pesar de no haber cumplido el contrato, tal y como lo entendía la Sociedad de Proyectos Temáticos que era su cliente y que es una empresa pública", ha explicado Blanco.
El parlamentario también ha declarado que confía en el trabajo del juez, que hasta ahora ha sido "constante, riguroso y serio a la hora de intentar aclarar estos hechos" y, en ese sentido, ha recordado que "quedan todavía declaraciones de imputados, como por ejemplo Cristina Morató, responsable política de aquel pago de 2,7 millones de euros que nunca tuvo que hacerse, y también documentos que todavía tienen que aportarse a las actuaciones".