Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los independentistas tramitarán la ley del referéndum por urgencia extraordinaria, sin descartar la lectura única

JxSí y la CUP han anunciado este lunes que tramitarán la ley del referéndum por el proceso de urgencia extraordinaria, lo que supone reducir a "la mitad de la mitad" los plazos habituales de tramitación, han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias.
Esto significa que, por ejemplo, si normalmente se dan diez días para presentar enmiendas a la totalidad de una ley, en este caso se darían tres con posibilidad de una prórroga de dos días, y otras dos prórrogas de un día cada una.
Otros procedimientos que se reducirían sería el plazo para pedir comparecencias de expertos, que pasarían de cinco días a dos, con la posibilidad también de prórrogas, y también se reduciría de 15 días a cuatro --de nuevo prorrogables-- la presentación de enmiendas al articulado.
El trámite de urgencia extraordinaria no evita que se tengan que celebrar dos plenos sobre la ley: un primero de totalidad en el que se daría luz verde a la tramitación parlamentaria y un pleno final para su aprobación definitiva --entre ambos, todos los trámites antes mencionados--.
Si la tramitación de JxSí y la CUP empieza la segunda semana de agosto podrían tener la ley para su aprobación definitiva antes de la fecha fijada para el referéndum, el 1 de octubre, aunque los plazos serían muy justos.
CONSELL DE GARANTIES
Sin embargo, no la tendrían lista para el 1 de octubre si alguno de los partidos de la oposición decide llevarla ante el Consell de Garanties Estatutàries, el órgano consultivo de la Generalitat que se pronuncia sobre si las leyes del Parlament se adecuan al Estatut y a la Constitución.
Esta petición de dictamen al Consell supondría aplazar un mes la votación final en el pleno, un plazo esta vez inalterable, lo que evitaría que la ley pudiera aprobarse antes del 1 de octubre.
LECTURA ÚNICA
Para tramitar la ley por una vía aún más urgente, JxSí y la CUP reformaron la semana pasada el reglamento del Parlament para facilitar que solo con sus votos pudieran aprobarse leyes por el sistema de 'lectura única', más rápido incluso que el de 'urgencia extraordinaria'.
La lectura única les permitiría aprobar la ley en un solo pleno y no dos, además de que evitaría que los grupos de la oposición pudieran presentar enmiendas.
El problema es que el Gobierno central ha impugnado esta reforma y, si el Tribunal Constitucional la suspende, JxSí y la CUP no podrían aplicar la lectura única hasta que el TC resolviera el contencioso.
JxSí y la CUP no han explicado este lunes qué harán si el TC suspende la lectura única: "No responderemos a cosas que de momento no han pasado", ha zanjado la portavoz de JxSí en la Cámara, Marta Rovira.
LEY DEL REFERÉNDUM
JxSí y la CUP han registrado este lunes la ley del referéndum en el Parlament y, según fuentes soberanistas, han introducido alguna modificación respecto al acto del 4 de julio en el que hicieron público su contenido.
Se trata de aspectos que no alteran su fondo, como por ejemplo que en lugar de cuatro sindicaturas electorales habrá cinco: a las de Barcelona, Lleida, Girona y Tarragona se añade una para la Val d'Aran.