Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un inspector jefe de la Policía, entre los detenidos de una red que robaba a narcotraficantes

La Guardia Civil ha desarticulado en Málaga una red internacional que se dedicaba a robar dinero a organizaciones de narcotraficantes para comprar droga y posteriormente venderla. Entre los detenidos se encuentra un inspector jefe de la Unidad del Crimen Organizado (Udyco) de la Policía.
En la denominada 'Operación Yolanda' han sido detenidas seis personas e imputadas otras dos de diversas nacionalidades, entre ellas V.I.T., inspector jefe de la Unidad del Crimen Organizado de la Comisaría de Málaga.

Según ha informado la Guardia Civil en un comunicado, las investigaciones se iniciaron en el mes de noviembre cuando se detectó en Málaga la existencia de un grupo organizado que pretendía vender una tonelada de hachís a otra red de narcotraficantes de nacionalidad británica.

La organización, que estaba "perfectamente estructurada y jerarquizada", tomaba importantes medidas de seguridad al realizar los contactos con otras organizaciones, lo que hizo sospechar que podrían disponer de alguien con experiencia policial.

Finalmente, tras varios meses de investigación, fueron detenidas seis personas, entre ellas el inspector jefe de la Unidad del Crimen Organizado de Málaga, que fue arrestado en la propia sede de la Comisaría.

Narcotraficantes engañados
El 'modus operandi' de la red desarticulada consistía en establecer una fecha para la entrega de la droga en un polígono industrial situado entre Málaga y Torremolinos, donde las distintas organizaciones se intercambiaban el dinero pactado.

Posteriormente aparecían en el lugar dos vehículos a gran velocidad con cuatro personas en su interior que simulaban ser guardias civiles y que, perfectamente uniformados y con placas de identificación, daban el alto y, "fingiendo una operación policial", se llevaban el vehículo en el que se encontraba el dinero y que luego se repartían.

A los detenidos se les imputan delitos como robo con violencia e intimidación, revelación de secretos, omisión del deber de perseguir delitos, asociación ilícita, tenencia de armas y tráfico de drogas.

En la 'Operación Yolanda', además de las seis detenciones, se han intervenido 6.000 euros, una pistola sin munición y otras simuladas, así como teléfonos, placas de identificación de la GuardiaCivil, documentación y otros efectos. 

LMJ