Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un inspector de la Policía niega haber recibido sobornos de prostíbulos de Castelldefels a cambio de avisar de redadas

Reconoce recibir regalos de los dueños del Riviera: "No me voy a sentir comprado por un jamón"
El inspector jefe de la Brigada de Extranjería y Documentación de la Policía --ahora suspendido en el cargo-- Abundio N., ha declarado este lunes que sería "muy ruin" que la Policía avisara a los clubes de Castelldefels (Barcelona) Riviera y Saratoga de las redadas que se iban a producir a cambio de primas.
Lo ha afirmado en el juicio que sigue en la Audiencia de Barcelona, en el que ha negado haber sobornado a los propietarios de los macroprostíbulos: "Sería muy triste que haya estado tres años en la Ucrif trabajando mucho o muchísimo, y que luego se criminalice mi trabajo".
Asimismo, ha reconocido que tenía sospechas de que alguien podía estar avisando a los clubes, ya que le había "llamado la atención" que en algunas redadas se encontraran menos mujeres en situación irregular de las que él tenía entendido.
Sobre esta suposición, ha explicado que se lo comentó al entonces también inspector jefe José Javier M.P., y que le dijo que tenía sospechas sobre el comisario del cuerpo Luís G., aunque en su declaración se ha retractado y ha afirmado que "fue una suposición a la ligera".
Abundio N. también ha afirmado que tenía buena relación con el propietario del Riviera Antonio H., ya que éste le informaba de si conocía a chicas en situación irregular en su club, y ha reconocido que recibió "algún obsequio".
"Yo la primera vez que me regaló un jamón le dije: no me lo vuelvas a hacer, no me hagas sentir violento", aunque ha explicado que al año siguiente le volvió a regalar otro y dos botellas de vino, que aceptó por cortesía.
Según ha declarado, le parecía un hecho descortés no aceptar el regalo, ya que tenían cierta confianza, además de afirmar que no se iba "a sentir comprado por un jamón".
LE PRESTÓ 20.000 EUROS
El entonces agente de Policía José Manuel M. ha explicado que el propietario del Riviera le prestó 20.000 euros para hacer frente al préstamo que había pedido para comprar su nueva casa, cuando se trasladó a Alicante.
A preguntas del fiscal sobre si le parecía normal tener este tipo de relación con alguien, a quien había hecho redadas, ha respondido que conoció a Antonio H. cuando estaba en Alicante, y que sólo le pidió ayuda "cuando le salió el aprieto del piso".
José Manuel M. también ha negado haber pasado información a los prostíbulos sobre redadas a cambio de dinero en efectivo o en especie.